B, Wiki

¿Pará que sirve el Boro? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

El boro es un mineral necesario para el cuerpo humano, especialmente para mantener huesos y articulaciones fuertes, pero está en debate y estudio si es o no un mineral esencial para el ser humano. Puede encontrarse en diferentes formas como por ejemplo borato de sodio, quelato de boro o tetraborato de sodio decahidrato.

El boro es esencial para el metabolismo de minerales como el calcio, cobre, magnesio y fósforo. Todos ellos importantes para una correcta salud de los huesos y articulaciones. El boro es esencial para la utilización de la vitamina D, contribuyendo a mejorar la absorción del calcio. El boro también juega un papel importante en el metabolismo hormonal, en la función de las membranas plasmáticas o en reacciones enzimáticas. El boro también tiene cierta relación con otros compuestos como la metionina o la arginina. Los compuestos que contienen boro se consideran antiosteoporóticos, antiinflamatorios, hipolipemiantes, anticoagulantes y con capacidad de proteger de ciertos cánceres.

Lo más destacado de éste mineral es que parece presentar la capacidad de aumentar los niveles de testosterona y por consiguiente, mejorar la ganancia de masa muscular en hombres. Por este motivo se puso de moda entre los culturistas. El boro interviene en el metabolismo de las hormonas esteroideas y afecta los niveles de estrógenos o testosterona. Se cree que el boro protege estas hormonas de su degradación.

Las dietas pobres en boro desencadenan una mayor pérdida de calcio y magnesio en mujeres posmenopáusicas, favoreciendo la aparición de osteoporosis. Aunque poco común, la deficiencia de boro puede alterar el metabolismo mineral, la función cognitiva, los niveles de vitaminas o de hormonas esteroideas. La deficiencia de boro también se ha relacionado con cálculos renales e incluso disminución de la agudeza mental.

El boro se encuentra de forma natural en el medio ambiente, las plantas lo absorben del suelo debido a que es esencial para su crecimiento, y el ser humano lo consigue gracias al consumo de alimentos de origen vegetal como frutas y verduras (El cuerpo humano contiene unos 0.7 mg por kilo de peso de boro). El boro se encuentra especialmente en frutas secas como las ciruelas y albaricoques, también en la soja, nueces, vino y cerveza. Se ha encontrado boro en los tejidos animales, aunque parece ser que no se acumula en suficiente cantidad. 

También puede encontrase boro en el agua de consumo, para el cual se ha establecido un nivel máximo de 1 mg/l de boro.

¿Para qué sirve?

La suplementación con boro pretende prevenir carencias y deficiencias. Se ha observado que el boro puede ayudar a mantener la salud articular y ósea. Se han estudiado sus efectos sobre las articulaciones y huesos de atletas, las articulaciones de las personas deportistas sufren mayores tensiones que las personas sedentarias. Después del consumo de boro se observó que se reduce el dolor y la inflamación en las articulaciones. Igualmente, resulta de gran ayuda para ayudar a sanar roturas óseas en menos tiempo. Parece ser que el efecto del boro se produce de la misma manera en niños que en adultos.

Varios estudios han demostrado que el boro favorece la absorción y utilización del calcio y el magnesio. Elevando la ingesta diaria de boro se reduce notablemente la pérdida urinaria de calcio y magnesio en mujeres, por esta razón el boro es considera útil en el tratamiento de la osteoporosis, la artritis, roturas óseas por déficit de calcio. Algunas investigaciones también han revelado que puede reducir el dolor y la inflamación asociados con estas condiciones.

El boro también parece efectivo para tratar las infecciones bacterianas, especialmente en los ojos y úlceras en la boca.

Estudios recientes mencionan que boro puede ayudar a mejorar el funcionamiento del cerebro y el estado de alerta mental, pero aún no se conocen bien los mecanismos por los cuales se producen estos efectos.

El déficit de boro puede alterar los niveles de hormonas esteroideas, por esta razón suele emplearse boro en fórmulas potenciadoras de la testosterona. En personas sanas y sin deficiencias de boro, la suplementación con boro también parece mejorar la producción de testosterona pero aún son necesarios más estudios para poder realizar una afirmación contundente. Por otro lado, la suplementación con boro en mujeres post-menopáusicas incrementa los niveles de estrógenos y testosterona, reduciendo las molestias vaginales, aunque igualmente, se considera que se requiere más investigación en humanos antes de que pueda ofrecerse una conclusión definitiva.

La suplementación con boro también parece efectiva en el tratamiento de anemias relacionadas con el déficit de boro, así como como complemento en el tratamiento de piedras en el riñón gracias a la reducción en la excreción de oxalatos.

Dosis

No existe una recomendación recomendada para el boro, sin embargo el consumo medio de boro ronda los 1-2 mg/día en personas adultas y la ingesta diaria de cantidades alrededor de 1-3 mg se considera beneficioso.

Para disminuir el riesgo de osteoporosis, los profesionales sanitarios recomiendan de 5 a 59 mg/día. Se recomienda consumir el boro junto con las comidas y actúa sinérgicamente con el calcio, vitamina D y magnesio para mejorar la salud ósea. En sinergismo con el calcio aumenta la densidad ósea, y además parece ser la clave para ayudar a mantener la función mental. Se recomienda tomar boro en forma de un suplemento de vitaminas y minerales, bien equilibrado y que incluya calcio, magnesio y vitamina D.

Precauciones

El boro se considera seguro cuando se toma en las dosis habituales. Se considera que es seguro ingerir hasta 20 mg/día de boro.

Si se consumen cantidades muy elevadas de boro, pueden aparecer síntomas indeseados como náuseas, vómitos y diarrea. Estudios realizados en animales varones con cantidades excesivas de boro han observado alteración en los órganos reproductivos. Por esta razón, no se recomienda superar la dosis recomendada.

El boro consumido en dosis inferiores a 20 mg/día se considera seguro en mujeres embarazadas y hasta 17 mg en mujeres lactantes. A pesar de considerarse seguro el mineral no se recomienda el consumo de complementos dietéticos sin la supervisión de un profesional a mujeres embarazadas o lactantes. Tampoco se recomienda consumir complementos dietéticos con boro en afecciones sensibles a las hormonas como cánceres o si se tiene alterada la función renal.

Quizá también te interese