S, Wiki

¿Pará que sirve la Sacarosa? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

La sacarosa es un disacárido digerible compuesto por una molécula de glucosa y otra de fructosa (Glu-Fru) unidas por un enlace glucosídico en unión 1-2.

La sacarosa es el edulcorante natural por excelencia de la alimentación humana, es el azúcar blanco común. Se extrae industrialmente a partir de la remolacha azucarera y de la caña de azúcar.

La sacarosa presenta un índice glucémico intermedio. En primer lugar la sacarosa es rápidamente hidrolizada en el intestino, pero mientras que la glucosa eleva la glucemia de forma casi inmediata, la fructosa presenta una velocidad de absorción menor y además debe ser metabolizada en el hígado y formar glucosa para poder salir al torrente sanguíneo o ser utilizada como fuente de energía. La fructosa que no sea captada por el hígado puede ser utilizada directamente por los músculos.

¿Para qué sirve?

Aporte energético.

La sacarosa, al igual que el resto de hidratos de carbono, aporta 4 kcal por gramo. La glucosa es el principal sustrato energético durante la actividad física especialmente durante los primeros momentos de la actividad, así como a mayor intensidad del ejercicio.

La glucosa se almacena en forma de glucógeno muscular y hepático. Un consumo adecuado de carbohidratos interviene en el rendimiento y permite una recuperación adecuada. La disponibilidad de glucosa durante la realización de la actividad física, así como la adecuada recuperación de los depósitos de glucógeno muscular son puntos clave en el rendimiento deportivo. Comenzar la actividad con mayor cantidad de glucógeno mejora el rendimiento deportivo, mientras que depósitos poco provistos de glucógeno, dietas bajas en carbohidratos o el ayuno disminuyen la capacidad para realizar actividad física y reducen el rendimiento. Por esta razón, las recomendaciones de carbohidratos para la población deportista ascienden al 55-60% del valor calórico total de la dieta.

La sacarosa proporciona glucosa de forma directa y la fructosa al ser metabolizada contribuye a mantener la glucemia de una forma más prolongada, previniendo la hipoglucemia, ayudando a mantener los depósitos de glucógeno y manteniendo la capacidad de trabajo.

Precauciones

Aunque no existe una dosis máxima establecida del consumo de sacarosa, no se recomienda un consumo excesivo. Su consumo excesivo puede favorecer la aparición de obesidad, diabetes y caries. Hay personas intolerantes a la sacarosa, es decir, la falta de la enzima sacarasa impide tomar sacarosa, ya que no se puede digerir, provocando problemas intestinales.

Quizá también te interese