P, Wiki

¿Pará que sirve el Pycnogenol? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

Inicialmente, el término pycnogenol se creó para denominar a un grupo entero de compuestos fenólicos, pero en la actualidad, Pycnogenol® se utiliza exclusivamente para denominar al extracto de corteza de pino marítimo francés (Pinus pinaster) elaborado por Horphang Research; producto rico en sustancias antioxidantes cuyo nombre y proceso de elaboración se encuentran registrados bajo patente.

Pycnogenol® se ha utilizado en Europa desde hace años por sus cualidades antioxidantes y se encuentra entre los complementos alimenticios “top ventas” en Estados Unidos gracias a sus múltiples propiedades y beneficios. Existen obras escritas con más de 2000 años de antigüedad que hacen referencia al empleo de la corteza de pino marítimo francés. El extracto de pino norteamericano se utilizaba por los indios nativos para tratar los resfriados, la inflamación y el reumatismo. En 1535 un grupo de exploradores liderado por Jacques Cartier quedó aislado en el frío invierno de Quebec sin frutas ni vegetales y como consecuencia de la falta de vitamina C, sus encías comenzaron a sangrar y perder piezas dentales. Entonces, los indios nativos les ofrecieron una infusión elaborada con la corteza de pino de la zona y en pocos días sus encías dejaron de sangrar. Este relato llegó a manos del doctor Jack Masquelier a mediados del siglo XX, quien quiso saber cuáles fueron los compuestos responsables de aquella curación casi mágica. Aquí nació Pycnogenol®.

Pycnogenol® se extrae de la corteza exterior de Pinus pinaster variedad atlántica. Esta variedad de pino se diferencia de las variedades ibéricas y marroquíes en su resistencia al agua salada y su contenido en compuestos químicos, siendo especialmente rico en procianidinas. Los árboles utilizados para elaborar el Pycnogenol se cultivan en el sur de Francia de los cuales se obtiene su corteza cuando han cumplido los 30 años de edad. El proceso de elaboración de Pycnogenol comienza con la pulverización de la corteza de la que posteriormente se extraen los compuestos con una mezcla de etanol y agua en un proceso que permite obtener un producto de alta calidad con un contenido estandarizado en procianidinas de entre el 65 y el 75%.

Composición química.

Pycnogenol contiene un alto contenido en sustancias antioxidantes de carácter fenólico como procianidinas, catequina, epicatequina o los ácidos fenólicos.

Las procianidinas son un subgrupo de proantocianidinas (también conocidas por sus siglas en inglés OPCs (oligomeric proanthocyanidins complexes). Las proantocianidinas se encuentran en una gran variedad de frutas, vegetales, semillas, frutos secos, flores y cortezas vegetales. Son por ejemplo, las sustancias responsables de la astringencia del té y el vino y también se encuentran en los frutos rojos o plantas como el Ginko biloba y el espino blanco.

Las procinidinas son compuestos fenólicos complejos formados por cadenas polimerizadas de catequina y epicatequina. En el Pycnogenol las cadenas de procianidinas suelen estar formadas por un número de entre 2 y 8 moléculas. También está presente taxifolín, considerado una procianidima monomérica, es decir, está formada únicamente por una molécula, que puede estar presente en forma libre o en forma de glucósido.

Las proantocianidinas han mostrado efectos antibacterianos, antivíricos, anticancerígenos, antiinflamatorios y vasodilatadores. Estos compuestos son capaces de inhibir la oxidación de las grasas, reducir la agregación plaquetaria, disminuir la permeabilidad y fragilidad de las venas y modificar la actividad de enzimas implicadas en los procesos de inflamación y oxidación de los lípidos.

Los ácidos fenólicos presentes en Pycnogenol son derivados del ácido benzoico (protocatequina, ácido gálico, ácido vainillínico…) y derivados del ácido cinámico (ácido cafeico, ácido felúrico y ácido cumárico).

Mecanismos de acción del Pycnogenol.

  • Capacidad Antioxidante y antiinflamatoria.

Los compuestos polifenólicos del extracto de pino marítimo francés como el Pycnogenol ofrecen protección frente a los radicales libres. La mayor parte de sus cualidades antioxidantes son debidas a los compuestos fenólicos como las proantocianidinas.

Pycnogenol ha demostrado en diferentes estudios su capacidad para proteger las células vasculares frente a la oxidación, incrementar los niveles intracelulares de glutatión y aumentar la actividad de las enzimas antioxidantes como la superóxido dismutasa.

Su capacidad antioxidante está también muy relacionada con la inhibición de enzimas proinflamatorias y la reducción de la formación de sustancias que favorecen la inflamación. Pycnogenol® inhibe la expresión de enzimas como la lipoxigenasa y puede reducir la concentración de sustancias pro-inflamatorias como los leucotrienos.

  • Protección venosa y producción de óxido nítrico.

Las proantocinidinas tienen afinidad por las células con glicosaminoglicanos, situadas en tejidos como la piel, la pared vascular o la mucosa intestinal. Gracias a esta cualidad, el Pycnogenol® reduce los microsangrados y la formación de edema en los vasos sanguíneos, mejorando la función vascular y la circulación periférica.

El óxido nítrico ofrece protección frente a la agregación plaquetaria y la oxidación de los lípidos plasmáticos. Pycnogenol® estimula la producción de óxido nítrico (NO) favoreciendo la vasodilatación y la microcirculación, mientras que a su vez, su capacidad antioxidante contribuye a la formación de este compuesto.

¿Para qué sirve?

Sistema cardiovascular.

El uso más reconocido del Pycnogenol® está relacionado con el cuidado del sistema cardiovascular. Además de por su capacidad antioxidante, Pycnogenol presenta diferentes efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular como incrementar la síntesis del óxido nítrico. El óxido nítrico favorece la relajación y vasodilatación de los músculos que envuelven los vasos sanguíneos y reduce la agregación plaquetaria.

El Pycnogenol contribuye al cuidado endotelial y es muy útil en casos con venas con varices o frágiles que tienden a romperse fácilmente. La suplementación con Pycnogenol® reduce la inflamación, el edema, el dolor, los calambres y la pesadez de las piernas que aparece cuando se sufre insuficiencia venosa y mala circulación.

Pycnogenol se utiliza en casos de ateroesclerosis por su capacidad de mejorar la circulación (reduce la vasoconstricción) y neutralizar los radicales libres, protegiendo las grasas plasmáticas de la oxidación. Además, ayuda a mejorar el perfil lipídico sanguíneo reduciendo los niveles de colesterol LDL e incrementando los niveles de colesterol HDL. Varios estudios han sugerido su efecto protector en alteraciones cardiovasculares y han observado cómo puede ayudar a reducir la inflamación de las piernas o la formación de trombos durante los vuelos prolongados.

También gracias a su capacidad para incrementar la producción de óxido nítrico, el consumo de Pycnogenol ayuda a normalizar los niveles de presión arterial en personas con hipertensión moderada. Se han realizado estudios en personas con hipotensión y se ha observado que la presión arterial se reduce únicamente en las personas cuyos niveles se encuentran incrementados, de modo que las personas con la presión arterial baja pueden consumir Pycnogenol sin ningún problema.

Otra de las aplicaciones de Pycnogenol sería en la diabetes, donde además de contribuir al control de la glucosa plasmática, la suplementación con Pycnogenol ejerce un papel protector de los vasos sanguíneos y reduce el riesgo cardiovascular. Pycnogenol también reduce el riesgo cardiovascular en personas con síndrome metabólico.

Diversos estudios han observado como el consumo de Pycnogenol puede normalizar la agregación plaquetaria en personas con riesgo cardiovascular, siendo por ejemplo muy recomendable en personas fumadoras o con tendencia a sufrir trombos, úlceras causadas por mala circulación y otras alteraciones de tipo venoso como las hemorroides.

Retinopatía diabética y desórdenes de la retina.

Las sustancias antioxidantes del Pycnogenol protegen los capitales, siendo de gran utilidad para las personas con alteraciones microcirculatorias en la retina y ayudando a proteger y mejorar la visión en estas personas

Rendimiento deportivo y sistema muscular.

Consumir Pycnogenol puede ayudar a alcanzar mejores resultados con el entrenamiento de acondicionamiento físico general. 100 mg diarios de Pycnogenol junto con un entrenamiento adecuado potencia las adaptaciones y resultados del entrenamiento. Además, Pycnogenol también reduce el estrés oxidativo generado por el ejercicio.

La suplementación con Pycnogenol también puede resultar de gran utilidad en deportistas de resistencia, pudiendo mejorar los tiempos obtenidos en entrenamientos y pruebas como el triatlón. Incluso en un estudio reciente se obtuvieron mejoras significativas con una sola dosis de un complejo antioxidante que contenía Pycnogenol antes de una prueba de resistencia en ciclistas entrenados, incrementando el tiempo transcurrido hasta la fatiga .

Además, los estudios han observado como Pycnogenol® también puede ayudar a prevenir los calambres y el dolor muscular tanto en reposo como durante y después del ejercicio físico; especialmente en aquellas personas con tendencia a sufrir calambres, dolor muscular o con alteraciones circulatorias o diabéticas.

Sistema articular.

Las articulaciones están sometidas a un desgaste inevitable que junto con la aparición de pequeños microtraumas favorecen una degradación degenerativa que comienza con procesos inflamatorios, continúa con reducción de la flexibilidad articular y finalmente aparece el dolor y disminución de la capacidad de movimiento. No es extraño observar como las personas de una edad avanzada sufren alteraciones articulares, pero también es muy común el dolor en las articulaciones en personas con un desgaste articular elevado como son los deportistas.

La inflamación incrementa la producción de sustancias que dañan los tejidos y las células, en parte como consecuencia del daño oxidativo. Pycnogenol actúa sobre varios puntos clave en el proceso de daño articular de tipo artrítico. Por una parte reduce la activación de los procesos inflamatorios, reduce la producción de enzimas que degradan el cartílago articular y además, reduce la actividad de enzimas involucradas en la aparición del dolor. En resumen, se produce menos inflamación, menos daño en el cartílago y se reduce el dolor.

En personas que sufren osteoartritis, la suplementación con Pycnogenol disminuye los niveles de un marcador de inflamación denominado proteína C reactiva, así como la producción de especies reactivas de oxígeno (radicales libres). Los datos de los estudios realizados observan reducción del dolor, mejora de la funcionalidad y alivio de la rigidez. Otro factor importante observado en relación a la osteoartritis es que se reduce la necesidad de consumir analgésicos hasta en un 58%. Los efectos del Pycnogenol comienzan a observarse transcurrido un mes, pero los mejores resultados aparecen a partir del segundo mes de suplementación.

Piel.

Como hemos comentado anteriormente, Pycnogenol tiene una afinidad especial por las células de la piel, así como por las proteínas de colágeno y elastina, gracias a esto, la suplementación con Pycnogenol mejora la elasticidad de la piel y su apariencia. Además, también mejora la microcirculación en la piel mejorando su oxigenación, la luminosidad y atenuando las marcas que aparecen como consecuencia de la edad.

Pycnogenol puede ser de gran ayuda en la reducción del melasma, una alteración de hiperpigmentación en la piel que afecta muy comúnmente a las mujeres. Pycnogenol reduce el tamaño (37%) y la intensidad de estas las manchas (22%). El extracto de pino marítimo francés también reduce las manchas generadas por el daño que los rayos ultravioletas producen en la piel, proceso comúnmente denominado como fotoenvejecimiento.

Pycnogenol también puede reducir la reacción de enrojecimiento que aparece como consecuencia de la exposición al sol y aumentar la resistencia de la piel a los rayos solares. Por último, Pycnogenol también mejora los síntomas de eczema alérgico, la psoriasis, la dermatitis de contacto o las dermatosis generadas como consecuencia del estrés oxidativo.

Asma y alergia.

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, el consumo de Pycnogenol puede ayudar a mejorar los síntomas del asma y mejorar la función respiratoria. Los estudios realizados han observado como Pycnogenol contribuye a reducir las dosis y/o la frecuencia de la medicación para el asma. Pycnogenol también puede ayudar a reducir los síntomas de la alergia primaveral como la rinitis o el picor ocular.

Pycnogenol y salud femenina.

Pycnogenol ha mostrado en múltiples estudios servir de alivio en el dolor menstrual y pre-menstrual, los efectos del Pycnogenol sobre el alivio del dolor menstrual pudieron observarse apenas transcurridos 14-30 días del inicio de la suplementación.

Pycnogenol® también ha mostrado servir de ayuda en un gran número de los síntomas asociados a la menopausia como los dolores de cabeza, insomnio, dolor en los pechos, hormigueos en las extremidades o picores en la piel.

Otros beneficios.

Junto con L-arginina aspartato puede mejorar la función sexual en hombres con alteraciones de la erección y mejorar la fertilidad masculina. Pycnogenol también puede mejorar el sangrado de las encías y reducir la formación de la placa dental, reducir los ruidos en los oídos que sufren algunas personas denominados tinnitus, mejorar la atención en personas con hiperactividad y el rendimiento cognitivo en personas con un alto grado de estrés profesional. También se ha mostrado efectivo para aliviar la migraña y ejercer un efecto beneficioso frente al glaucoma.

Dosis

La dosis dependerá del objetivo por el cual se utilice Pycnogenol®. Por ejemplo se considera que sus beneficios como antioxidante comienzan a partir de 20-25 mg al día. Cuando el beneficio es una protección general del sistema cardiovascular se utilizan entre 25-200 mg/día y cuando existe riesgo cardiovascular se incrementan las dosis hasta 120-360 mg/día. Los estudios que observaron normalización de la función plaquetaria y la presión arterial utilizaron cantidades de entre 150-200 mg.

Cuando se utiliza Pycnogenol como antiedematoso y para reducir la retención de líquidos y la hinchazón en las piernas se recomienda 50 mg/día, pudiendo ser de hasta 100-300 mg/día cuando los síntomas sean muy acusados o cuando se trate de ayudar en una insuficiencia venosa severa. Las dosis incrementadas pueden reducirse a la dosis de mantenimiento de 50 mg cuando se alcance la mejoría, generalmente transcurridas unas 4-8 semanas.

Para beneficiarse de su efecto antiinflamatorio y en la dismenorrea serían adecuados 30-60 mg al día. Cuando se desea una mejora en la hiperpigmentación se utilizan 75 mg al día, en el cuidado del aparato locomotor como la osteoartritis o los calambres musculares se utilizan cantidades de 100-200 mg/día, mientras que para los casos de asma se recomiendan cantidades de 2.2 mg/kg7día pudiendo alcanzar los 200 mg/día.

Algunos estudios han analizado el efecto combinado del Pycnogenol® junto con otros ingredientes antioxidantes como la coenzima Q10, observando que se trata de una buena combinación, con buena tolerancia y sin efectos secundarios. 

Precauciones

Pycnogenol es bien tolerado y no suele generar efectos secundarios. El extracto de pino marítimo francés se considera seguro y tiene el reconocimiento de sustancia GRAS en Estados Unidos (Generally Regarded As Save). Como consecuencia de su sabor amargo y astringencia, en algunos casos aislados pueden aparecer molestias gastrointestinales, diarrea o estreñimiento. Para reducir estos efectos secundarios menores se recomienda consumir Pycnogenol junto con comida.

Existen más de 70 estudios que avalan la seguridad del Pycnogenol® en las dosis recomendadas que incluyen más de 5700 personas, tanto sanas como personas con patologías asociadas; y hasta la fecha, no se conoce ningún efecto adverso ni contraindicaciones importantes. Tampoco no hay motivos para pensar que exista ninguna limitación en el tiempo durante el cual pueda prolongarse su consumo. Se considera que consumir 20-100 mg de forma prolongada o hasta 300 mg durante periodos cortos es seguro y no genera toxicidad. Pycnogenol cuenta con estudios de seguridad que demuestran la ausencia de mutagénesis, teratogénesis, ni efectos negativos sobre la fertilidad

Tampoco se conocen interacciones con medicamentos, alcohol u alimentos. Pero como precaución se recomienda tener cuidado con ciertas combinaciones. Por ejemplo, como Pycnogenol puede mejorar la captación de la glucosa se recomienda precaución a las personas que tienden a sufrir hipoglucemia, especialmente si se consumen medicamentos u otros complementos alimenticios que reduzcan los niveles de glucosa en sangre. Del mismo modo, aunque no se tiene constancia de que Pycnogenol incremente la tendencia al sangrado ni potencie los efectos de medicamentos como la aspirina, algunos autores recomiendan tener precaución si se utiliza junto con medicamentos antiagregantes como la warfarina o la heparina, ya que puede ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos. Igualmente se recomienda precaución al combinar Pycnogenol® con Ginko biloba, y en menor medida, con ajo o saw palmetto.

Por falta de estudios que verifiquen su seguridad, de manera general no se recomienda su empleo en niños ni mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Quizá también te interese