P, Wiki

¿Pará que sirve la Proteína de Soja? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

La soja (Glicine max) es una legumbre procedente de China perteneciente a la familia Febaceae con un alto contenido en proteína. La proteína de soja es la proteína vegetal más utilizada y está cobrando importancia en los últimos años gracias a que los procesos de fabricación han permitido desarrollar productos de muy buena calidad.

La proteína de soja es una buena fuente de proteínas, su calidad medida por el método PDCAAs obtiene un grado de 1, el máximo posible.

Presenta un contenido mayor de arginina y glutamina que las fuentes proteicas procedentes de la leche, sin embargo la proteína de soja tiene bajos contenidos de metionina y lisina.

Composición de aminoácidos del aislado de proteína de soja y determinación de su score empleando el patrón de FAO

 

SPI

FAO/WHO

 

mg/g protein (N× 6.25)

Histidina

34.0

19

Isoleucina

53.3

28

Leucina

106.4

66

Lisina

72.4

58

Metionina + cisteina

25.3

25

Fenilalanina + tirosina

73.6

63

Treonina

46.1

34

Triptofano

17.7

11

Valina

57.0

35

Glutamina

259.9

 

Glicina

51.6

 

L-Alanina

68.7

 

Arginina

67.3

 

Prolina

56.0

 

Aspartato

160.1

 

Serina

80.9

 

Score de Aminoácidos

1.01

 

Tipos de proteína de soja

  • Harina de soja: 50% de proteínas. Es la forma menos refinada. La harina de soja texturizada se utiliza para sucedáneos de carne de origen vegetal.
  • Concentrado de soja: 70% de proteínas. Se obtiene de soja desgrasada. Posee un contenido mucho menor de carbohidratos que las harinas. Se utiliza en barritas de cereales, cereales y yogures.
  • Aislado de soja: 90% de proteínas. Es la forma más refinada de proteína de soja. No contiene fibra y es muy fácilmente digerible. Se incluye en alimentos, bebidas para deportistas o fórmulas infantiles.

Las proteínas vegetales aportan además fibra y distintos fitoquímicos como las isoflavonas.

Isoflavonas de soja.

Las isoflavonas se encuentran en forma de glicósidos (genistina, daidzina y glicitina), así como en sus correspondientes formas agliconas (genisteína, daidzeína y gliciteína).

Acciones de las isoflavonas:

  • Acción antioxidante: las isoflavonas tienen la capacidad de captar radicales libres y proteger la oxidación del colesterol.
  • Acción sobre el sistema cardiovascular: poseen la capacidad de promover la salud cardiovascular, reducen la concentración del colesterol LDL y promueven la flexibilidad de los vasos sanguíneos.
  • Acción sobre receptores estrogénicos: las isoflavonas son moduladores selectivos de los receptores estrogénicos. Pueden presentar propiedades estrogénicas en unos tejidos, antiestrogénicas en otros tejidos o no tener ningún efecto de tipo hormonal. De este modo, parece que las isoflavonas presentan los efectos beneficiosos de los estrógenos sin tener sus efectos secundarios. El efecto estrogénico de las isoflavonas también puede variar dependiendo de la concentración de la isoflavona y de los niveles naturales de estrógenos de cada persona.
  • Acción antiaromatasa: las isoflavonas de soja pueden reducir la síntesis de estrógenos y sus niveles plasmáticos gracias a la reducción de la actividad de la enzima aromatasa.
  • Acción inhibitoria de enzimas clave en la aparición y progresión de tumores.

No todos los productos de soja conservan las isoflavonas. Mientras las harinas y los aislados sí suelen conservarlas, las isoflavonas no suelen conservarse en los concentrados de proteína de soja.

¿Para qué sirve?

Las proteínas de soja pueden ser una alternativa a las proteínas animales para aquellas personas que por razones de salud o ideología decidan eliminar las proteínas animales de su dieta, como personas vegetarianas, alérgicas a la proteína de leche o que sufran intolerancias.

La proteína de soja es una excelente fuente de arginina y glutamina. Otras proteínas como la de suero son deficitarias en estos aminoácidos, por esta razón no es raro encontrar combinaciones de proteínas que incluyan combinaciones entre proteínas lácteas y proteínas de soja para obtener un aminograma completo.

Las proteínas de soja presentan beneficios sobre la salud de las personas que la consumen. Las poblaciones que tradicionalmente han consumido proteína la soja como fuente principal de proteína presentan riesgos menores de sufrir algunos tipos de cáncer, menor riesgo cardiovascular y presentan menos alteraciones hormonales durante la menopausia.

La Asociación Americana del Corazón recomienda alimentos de soja para fomentar la salud del corazón. Los beneficios de la soja están asociados a sustancias como inhibidores de proteasa, fitoesteroles, saponinas e isoflavonas que han mostrado un efecto beneficioso sobre el colesterol LDL y la presión arterial.

Además, las isoflavonas de soja parecen presentar beneficios en la función cognitiva y el sistema nervioso, así como tener un efecto protector en las enfermedades renales crónicas.

Beneficios en la salud de la mujer.

Las isoflavonas se han considerado fitoestrógenos por su capacidad de activar los receptores estrogénicos. A pesar de no tener una estructura esteroidal, tienen afinidad por los receptores estrogénicos y son capaces de ejercer una suave acción estrogénica capaz de reducir los síntomas asociados a la menopausia como los sofocos o la osteoporosis.

Parece ser que esta capacidad depende de la capacidad de sintetizar un derivado denominado equol, metabolito procedente de la hidrólisis bacteriana de las isoflavonas en el tubo digestivo. De aquí que haya personas que respondan en mayor o menor medida al consumo de isoflavonas.

Las isoflavonas pueden competir por los sitios de unión de los estrógenos pudiendo reducir su actividad y por ejemplo reducir el riesgo de cáncer de mama.

En mujeres post-menopaúsicas, los suplementos de proteína de soja reducen las ganancias de tejido graso y grasa subcutánea abdominal gracias a su contenido en isoflavonas que reducen la actividad de las enzimas implicadas en el almacenamiento de las grasas.

Dosis

No existen recomendaciones concretas sobre cantidad de proteína de soja, las dosis habituales rondan los 20-40 gramos y buscan completar las recomendaciones de proteína de 1,2-2 g/kg/día.

25 gramos de proteína de soja al día pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiaca.

Precauciones

El alto contenido en fitato de la soja puede disminuir la absorción de oligoelementos y minerales, el zinc y el hierro suelen verse afectados en mayor medida.

La proteína de soja contiene un inhibidor de tripsina que puede reducir el rendimiento de la proteína ingerida.

Hay diferentes teorías sobre los consumos excesivos de proteína de soja y sus efectos sobre los niveles hormonales, sin embargo existen multitud de estudios que han observado el consumo de productos de soja y en los que no se han observado alteraciones de ningún tipo con el consumo de soja, isoflavonas o proteína de soja. Como con cualquier alimento, lo más adecuado es no excederse en su consumo de modo que la proteína de soja y los productos derivados de soja formen parte de una dieta variada y equilibrada.

Quizá también te interese