Protege a tu perro de las temidas procesionarias

21 de marzo de 2019

La llegada del buen tiempo trae consigo días estupendos para disfrutar de los primeros rayos de sol con tu amigo perruno. Sin embargo, no todo son buenas noticias. También anuncia la aparición de plagas como las de estas curiosas orugas: las procesionarias.

Tal y como indica el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a causa del cambio climático que se ha producido en las últimas décadas, cada vez es más frecuente su aparición en zonas de pinares, incluidos los puntos urbanos como parques, jardines, urbanizaciones y colegios que tienen pinos y cedros. Y no crearíamos la voz de alarma si no fueran realmente tóxicas para animales y niños.

¡¡ATENCIÓN!! Continúa leyendo si quieres saber cómo actuar frente a ellas.

💡 ¿Cómo reconocerlas?

Como hemos comentado anteriormente, surgen con la llegada de la primavera, pero en los últimos años están apareciendo cada vez más pronto ya que el cambio climático está propiciando que los días de calor lleguen antes. Podrás reconocerlas fácilmente porque siempre se desplazan en grupo de forma alineada, como si de una procesión se tratara.

Cada oruga puede llegar a tener más de medio millón de pelos urticantes cargados con un veneno muy potente, por lo que si las ves ¡ALÉJATE DE ELLAS Y EVITA TOCARLAS! Aunque parezcan inofensivas pueden llegar a ser realmente peligrosas para tu perro.

Cada vez están en más lugares y es más fácil verlas, deja que sigan su camino y aleja a tu amigo peluso de ellas.

Ten en cuenta que los niños también pueden verse afectados sufriendo picores o irritaciones graves. ¡Apártalos de ellas!

“Cada oruga tiene más de medio millón de pelos urticantes cargados con un veneno muy potente.”

💡 ¿Qué puede pasarle a tu mascota?

Nuestras mascotas son muy curiosas, por lo que si se topan con ellas no dudarán en acercarse a olisquearlas o incluso chuparlas. Las orugas, al sentirse amenazadas lanzarán sus púas y liberarán una toxina, provocando inflamaciones muy fuertes que pueden llegar a necrosar los tejidos afectados por este veneno. Tal y como indica este estudio retrospectivo publicado en 2017, si no se detecta la lesión y se actúa a tiempo ¡el animal puede llegar a perder parte de la lengua debido a una necrosis!

 ➡ ¿Cómo podéis saber si vuestra mascota ha entrado en contacto con una procesionaria?

Algunos de los síntomas más comunes que pueden aparecer en tu amigo peluso son: empezará a salivar de forma muy exagerada y podrás observar que su lengua se vuelve de color rojo intenso o morado presentando serias dificultades para tragar debido al dolor.

💡 ¿Cómo debes actuar?

Si tu perro o tu hijo ha entrado en contacto con esta oruga, sigue los siguientes consejos:

➡ Lava la zona con agua inmediatamente.

➡ Acude al veterinario o al hospital de urgencia.

Sin duda alguna el método más eficaz contra ellas es estar atentos y evitar acercarnos. Si paseas con tu perro por zonas de pinos o abetos recuerda llevarle siempre con correa y a poder ser con bozal para evitar posibles contactos.

Texto revisado por Andrea Hernángomez. Experta en Nutrición, Dietética y Cuidado Personal.

Última modificación: 26 junio 2020.

Quizá también te interese

Deja un comentario