P, Wiki

¿Pará que sirve el Picolinato de Cromo? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

El picolinato de cromo es un compuesto químico que se emplea como complemento dietético para prevenir o tratar la deficiencia de cromo.

El cromo es considerado mineral traza esencial y juega un papel clave en el metabolismo normal de los macronutrientes, sobre todo de los carbohidratos. Un aporte de cromo correcto favorece un metabolismo correcto y eficiente.

El cromo actúa como factor de tolerancia de la glucosa, facilitando la acción de la insulina. La insulina es la hormona que se libera en respuesta al consumo de hidratos de carbono y que se encarga de mantener los niveles de glucosa plasmáticos. Cuando el metabolismo de la glucosa se ve alterado pueden aparecer complicaciones como diabetes, obesidad, hipoglucemia, afecciones cardiovasculares, herpes, etc…

El cromo presenta una biodisponibilidad muy baja. Por esta razón y para mejorar la absorción del cromo ha sido formulado el picolinato de cromo. El picolinato de cromo ha mostrado ser una de las formas más efectivas de cromo en la mejora de la resistencia a la insulina junto con la levadura de cerveza.

El complejo tripicolinato de cromo o picolinato de cromo proporciona 200 ?g de cromo elemental trivalente por cada 1,6 mg de picolinato de cromo.

El déficit de cromo mineral es debido, entre otras razones, al alto consumo de alimentos refinados y grasas saturadas, junto con el agotamiento de cromo en los suelos de cultivo. Además, el ejercicio intenso también parece reducir las reservas de cromo en el cuerpo.

¿Para qué sirve?

La suplementación con picolinato de cromo se emplea para prevenir las deficiencias de cromo. Las principales aplicaciones del picolinato de cromo son: 

Mejora de la sensibilidad de la insulina y metabolismo de la glucosa.

El cromo es cofactor esencial en la acción de la insulina. El consumo de picolinato de cromo mejora el control de la glucosa en las personas que sufren resistencia a la insulina como prediabetes y diabetes tipo 2. No existen muchos estudios realizados en diabetes tipo I. No obstante, parece que la suplementación con cromo también mejora la acción de la insulina necesitando dosis menores de medicación.

La FDA considera que el picolinato de cromo puede reducir la glucosa plasmática, la resistencia a la insulina y el riesgo de padecer diabetes tipo 2. También considera que puede reducir el riesgo cardiovascular y el riesgo de sufrir retinopatía o renopatía asociados a la elevación de los niveles de glucosa.

Composición corporal y mejora del metabolismo.

Al mejorar la actividad de la insulina,  la suplementación con cromo podría disminuir la grasa corporal y fomentar las ganancias de masa magra. A pesar de esto, los estudios no son concluyentes. Mientras algunos estudios confirman su capacidad para conseguir cambios significativos en la composición corporal y pérdida de peso, otros estudios no muestran tales efectos.

Se ha observado que la suplementación con picolinato de cromo previene el aumento de peso en personas diabéticas tipo II. También existe un estudio realizado en personas obesas y con sobrepeso, que ha demostrado la eficacia de la suplementación con cromo en la reducción del peso corporal.

Es muy posible que estos resultados contradictorios estén relacionados con la existencia previa de deficiencias de cromo o de resistencia a la acción de la insulina. Razón por la cual, no se producirían resultados en personas que no presentan carencias de cromo o que no sufran intolerancia a la glucosa.

Otras aplicaciones.

Por su relación con el metabolismo de la insulina suele emplearse para mejorar el rendimiento atlético, la fuerza y la masa muscular. Aunque estos efectos no disponen de muchos estudios que lo apoyen, sí existen algunos estudios que muestran mejoras en el desarrollo muscular y la fuerza.

Al regular los niveles de glucosa, el cromo también puede reducir el deseo por el dulce durante tratamientos de pérdida de peso. El cromo también se considera beneficioso en casos de herpes y en la mejora de las funciones neurocognitivas.

Algunos estudios han demostrado la capacidad potencial del cromo para reducir el colesterol LDL (colesterol malo) y aumentar el colesterol HDL (colesterol bueno).

Dosis

Las cantidades recomendadas diarias de cromo varían entre 40 y 200 µg dependiendo del individuo. Esta es la cantidad que por lo general se encuentra en los productos multivitamínicos.

Para satisfacer las necesidades básicas de una persona sedentaria puede bastar con 40 µg/día,  mientras que en individuos activos se pueden requerir cantidades de 100-200 µg/día. Por otro lado, los atletas que realizan entrenamientos intensos pueden requerir cantidades mayores para combatir las pérdidas y deficiencias de cromo.

Para obtener todos los beneficios el cromo se debe tomar con las comidas. A ser posible, cuando se consumen carbohidratos.

Las dosis terapéuticas de cromo efectivas oscilan entre 150-1,000 µg de cromo al día en forma de picolinato de cromo. En el caso de pacientes con diabetes tipo 2 las dosis efectivas son a partir de  200 ?g/día y máximas con 1000 ?g/día de cromo.

Existen factores que inhiben la absorción del cromo como el consumo insuficiente de aminoácidos, alto consumo de grasas, stress excesivo y uso prolongado de antiácidos. Asimismo, otros ingredientes pueden incrementar la absorción del cromo, como son la niacina, glicina, cisteína, ácido glutámico y la vitamina C.

Precauciones

El picolinato de cromo y el cromo son considerados seguros en las dosis habituales (alrededor de 50 y 200 µg de cromo). La toxicidad del cromo es muy poco común, en parte debido a su baja absorción y también a su alto margen de seguridad, 350 veces la dosis habitual.

Sin embargo, el cromo puede causar efectos adversos en dosis superiores a 600 µg/día. Algunas personas pueden sufrir efectos secundarios como irritación de la piel, dolores de cabeza, mareos, náuseas, cambios de humor y alteraciones de la función cognitiva o de la coordinación.

Los diabéticos que estén bajo tratamiento médico (insulina, antidiabéticos orales, etc) deben consultar con su especialista antes de consumir complementos dietéticos con cromo, ya que puede ser necesario ajustar las dosis.

Extractos herbales como la cola de caballo y la cáscara sagrada consumidos de forma prolongada pueden aumentar la toxicidad del cromo presente en los complementos dietéticos.

Hay que tener en cuenta además, que el cromo puede dificultar la utilización y metabolismo del hierro, y que consumir de forma conjunta cromo y zinc podría disminuir la absorción de ambos nutrientes.

Otra información

Si quieres saber más sobre los efectos y beneficios del picolinato de cromo te invitamos a visitar la página de cromo.

Quizá también te interese