Nutrigenómica, ¿la dieta del futuro?

28 de octubre de 2016

No es la primera vez que desde Tu Mejor Versión os decimos que las dietas deben estar personalizadas, en relación al peso, altura, edad, sexo, actividad física… Y ahora ¿en relación a tus genes?
Hoy en día se ponen de moda dietas todos los días, pero la nutrigenómica es más que una dieta, ya que permite adecuar la alimentación en función de nuestro mapa genético. Es, sin duda, el futuro de la individualización dietética.
Hoy os queremos explicar un poco más sobre esta nueva visión de la nutrición, la nutrigenómica.

Segment of human collagen isolated on a white background

 

☛ Algunos componentes de la dieta pueden alterar la expresión o la estructura de los genes.
☛ La dieta incide sobre la salud y puede llegar a ser un factor de riesgo para ciertas enfermedades crónicas.
☛ Las variaciones individuales del genotipo (genes del individuo) constituyen una oportunidad para realizar intervenciones dietéticas específicas a fin de prevenir y tratar dichas enfermedades crónicas.

¿En qué se basa la nutrigenómica?

La nutrigenómica analiza la interacción entre los nutrientes y nuestros genes, identificando componentes de la dieta que puedan tener efectos beneficiosos o perjudiciales para la salud.
Todo parece muy novedoso y futurista, pero la verdad es que el concepto de interacción gen-nutriente no es reciente; ya desde la mitad del sigo XX se conocen enfermedades monogénicas como la fenilcetonuria o la galactosemia.

healthcare and medicine concept - smiling female doctor over group of medics in hospital

En la actualidad se sigue investigando y el concepto de nutrigenómica está en la cima de la revolución sanitaria del nuevo milenio.
Todavía parece no existir bases universalmente aceptadas para difundir consensos sobre intervenciones nutrigenómicas. Sin embargo, ya surgen ejemplos de enfermedades crónicas que se podrían tratar o prevenir según los estudios realizados como la hipertensión arterial, la enfermedad cardiovascular, la obesidad o el cáncer.
Un punto importante de la nutrigenómica es la identificación de marcadores de predisposición genética que puedan ser detectados en fases tempranas de la enfermedad, incluso antes de que se desarrollen signos. En esta fase, la intervención nutricional tendría su máxima eficacia.
Con el desarrollo de la nutrigenómica también se podrá demostrar la efectividad de alimentos bioactivos sobre la salud a un nivel más profundo, lo que podría conducir al desarrollo de mejores alimentos funcionales que puedan ayudar a mantener la salud en base a necesidades individuales.

Quitar las agujetas

En conclusión, una dieta realmente personalizada debe considerar el estado nutricional, las necesidades basadas en la edad, la actividad física, la composición corporal y también el genotipo. Para llegar hasta esto, la sanidad debe avanzar en la investigación de la nutrigenómica y apostar un poco más sobre la nutrición a un nivel más avanzado. Y vosotros…¿qué pensáis de la nutrigenómica?

forma Yago

Quizá también te interese

Deja un comentario