L, Wiki

¿Pará que sirve la L-Cistina? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

La cistina, con fórmula química C6H12N2O4S2 es un aminoácido dimérico, está formado por dos moléculas de cisteína unidas mediante un enlace disulfuro.

La L-cisteína es un aminoácido sulfurado no esencial que se encuentra en una amplia variedad de alimentos, algunos de ellos proteicos. También se puede añadir como aditivo alimentario (número E-920). El comité mixto FAO/OMS (JECFA) evalúa tanto la L-cisteína como la L-cistina como agente aromatizante.

La formación de cisteína es posible a partir de metionina, en una reacción irreversible. En el organismo la cisteína se oxida rápidamente a cistina, su forma más estable, por lo que la concentración de cistina es sangre es mucho mayor que la de cisteína. Además la cistina es la forma en la cual el aminoácido cisteína aparece en la orina y la sangre. Según la EFSA, Entre la cistina y su forma reducida cisteína, se pueden satisfacer aproximadamente un 50% de las necesidades totales de aminoácidos sulfurados.

Además, la cistina en el organismo es precursora de diferentes sustancias importantes, es un es esencial para la síntesis de la insulina, es precursora del glutatión (GSH), un compuesto muy importante en las reacciones de antioxidantes en el cuerpo.

La cistina se encuentra en el cabello, queratina, enzimas digestivas e inmunoglobulinas. También es un precursor de la taurina, un aminoácido azufrado con gran capacidad antioxidante.

¿Para qué sirve?

La cistina es uno de los aminoácidos precursores del glutatión (GSH) y su presencia se considera el factor limitante en la síntesis de GSH. El glutatión es un compuesto muy importante para las reacciones antioxidantes  así como en las funciones inmunes, se sabe que los niveles de glutatión disminuyen cuando  el cuerpo está expuesto a estrés, debido por ejemplo al ejercicio intenso o en otros casos como la cirugía, con lo cual la suplementación con L-cistina busca mantener unos niveles adecuados de glutatión para una buena función antioxidante y detoxificante en el organismo.

La cistina como precursora de sustancias con función antioxidante, puede ayudar al organismo contra la producción de radicales libres durante el ejercicio.Así la cistina también se emplea para mejorar el rendimiento deportivo, el estrés oxidativo contribuye a la fatiga muscular, y un incremento en la capacidad antioxidante del cuerpo humano favorece un rendimiento adecuado.

Además de mantener unos niveles de glutatión adecuados protege a los atletas contra la infección y la enfermedad.

La cisteína se emplea para proteger el sistema cardiovascular, principalmente para prevenir la oxidación del colesterol LDL (colesterol malo), reducir el riesgo cardiovascular, controlar los niveles de glucosa en sangre y reducir el daño producido por accidentes cerebro-vasculares. El empleo de L-cisteína mejora el control de la glucosa en pacientes diabéticos y reduce la inflamación vascular. También se emplea para favorecer la eliminación de los metales pesados y la eliminación del moco denso de las vías respiratorias.

Por último, al proporcionar aniones de azufre y sulfato, sustancias necesarias para la formación de queratina y la raíz del bulbo piloso, la cistina también es útil para ayudar a mantener la piel y el pelo.

Dosis

La cisteína es un aminoácido no esencial, lo que significa que el organismo es capaz de sintetizarlo mediante reacciones enzimáticas a partir de la metionina. Las recomendaciones orientativas de la FAO y la OMS de metionina son de 10.4 mg/ kg/ día y 4.1 mg/kg/día de cisteína.

El aminoácido L-cistina es segura, la cantidad de cistina que es segura en la dieta depende de los niveles que se tomen de otros aminoácidos sulfurados.

Precauciones

La cistina en las dosis habituales no produce efectos secundarios. Sin embargo, personas con afecciones hepáticas o renales no deben ingerir grandes cantidades de aminoácidos sin la supervisión de un profesional.

En caso de sobredosis pueden aparecer efectos secundarios como altos niveles de oxidación del cuerpo, reacciones alérgicas, problemas gastrointestinales, vómitos, diarrea y gases.

La L-cistina no se deposita en tejidos animales, se incorpora a las proteínas del cuerpo sin causar ningún cambio en su composición natural o bien serán metabolizadas y excretadas.

Otra información

Si quieres conocer más sobre los efectos y beneficios de la L-cisteína, te invitamos a visitar su página.

Quizá también te interese