L, Wiki

¿Pará que sirve la L-Carnitina? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

¿Qué es la L-Carnitina?

La L-carnitina (también denominada 4-trimetilamino-3-hidroxibutirato o ácido β-hidroxi-γ-trimetil aminobutírico) es un compuesto nitrogenado cuya estructura química es parecida a  los aminoácidos, más concretamente se trata de una amina cuaternaria.

La carnitina se sintetiza a partir del aminoácido lisina en el hígado, riñones y cerebro. Durante este proceso la lisina sufre una metilación gracias a la molécula SAMe y además, para que la síntesis de carnitina sea posible, es necesaria la presencia de hierro, magnesio, vitamina C, vitamina B3 y vitamina B6. Algunos metabolitos intermedios de la formación de la L-carnitina son la gamma-butirobetaína y la N-trimetil-lisina.

La L-carnitina tiene diferentes campos de acción y su principal función es  permitir la obtención de energía. Se trata de un elemento clave para la oxidación de los ácidos grasos de cadena larga, introduciéndolos al interior de la mitocondria para liberar energía en forma de ATP (adenosín trifosfato).

Hay que aclarar que la L-carnitina no es un quemador de grasas, sino un transportador que permite que las grasas sean utilizadas como fuente energética. Sin la L-carnitina, los depósitos grasos no pueden ser utilizados quedando almacenados en las células del tejido graso y en el torrente sanguíneo.

A su vez, la L-carnitina está involucrada en la formación de cetonas y en la utilización de los aminoácidos ramificados como fuente energética. Otras cualidades de la L-carnitina son la de ser antioxidante, mejorar el riego sanguíneo o mejorar el metabolismo de la glucosa.

El 90% de este compuesto se encuentra en las células cardiacas y el músculo esquelético y por consiguiente su déficit puede afectar al funcionamiento normal del corazón y los músculos.

Algunos individuos necesitan suplementos nutricionales de carnitina para mantener un metabolismo normal, lo cual claramente indica el papel esencial de esta sustancia. De hecho, en ocasiones la síntesis endógena no es suficiente para cubrir las necesidades y puede ser considerado como un nutriente esencial.

La deficiencia de carnitina se clasifica en:

  • Miopática: es la más habitual y afecta solo al tejido muscular. Los síntomas más comunes son fatiga muscular, calambres y liberación de la mioglobina al plasma después de realizar ejercicio.
  • Deficiencia sistémica: afecta a las células de todo el cuerpo. Se da en muy raras ocasiones.
  • Deficiencia crónica: puede generar hipoglucemia, cansancio, poco tono muscular y estado aletargado.

Algunas de las causas conocidas de la deficiencia de L-carnitina son:

  • Deficiencia de sus precursores (lisina o metionina).
  • Deficiencia de hierro, vitamina C, vitamina B3 o vitamina B6.
  • Fallo genético en la síntesis de carnitina.
  • Mala absorción.
  • Problemas hepáticos o renales. Especialmente si se realiza diálisis.
  • Defectos en el transporte de carnitina.
  • Aumento de los requerimientos (dietas demasiado abundantes en lípidos, estrés, consumo de tóxicos o por causa de ciertas enfermedades).

Algunas poblaciones son especialmente sensibles a la falta de L-carnitina.

  • Los niños recién nacidos no tienen la regulación de síntesis lo suficientemente desarrollada, por esta razón las fórmulas infantiles están incorporando L-carnitina.
  • Durante el embarazo (especialmente a partir de la semana 12) pueden verse reducidos los niveles de L-carnitina. Complementar la dieta con 500 mg de L-carnitina reduce estas deficiencias.
  • Las personas de edad avanzada también suelen presentar deficiencias de L-carnitina.
  • Las personas vegetarianas y veganas tienen mayor riesgo de carencias de carnitina. En estas personas la tasa absorción de la carnitina está incrementada para intentar compensar su bajo aporte, pero esta medida suele ser insuficiente. Garantizar un aporte adecuado de lisina y metionina es de gran importancia y puede ser necesario valorar la necesidad de aportar L-carnitina en forma de complemento dietético.

Para prevenir carencias se debe seguir una alimentación variada y balanceada. La presencia de L-carnitina (levocarnitina) en los alimentos es baja, especialmente en los alimentos de origen vegetal.

Las principales fuentes de L-carnitina son:

  • Origen animal: carnes (cordero: 210 mg/kg, ternera: 60mg/kg, cerdo: 27 mg/kg), pescador (5 mg/kg) y lácteos (2 mg/L).
  • Origen vegetal: la mayoría de alimentos vegetales presentas cantidades mínimas de L-carnitina aunque el mayor contenido lo contienen cacahuetes, aguacates, germen de trigo y levadura de cerveza.

El término “carnitina” engloba diferentes formas de carnitina como las formas L y D, acetil L-carnitina y propionil L-carnitina. La única forma isomérica activa de carnitina es la L-carnitina. Es mejor evitar las formas D-carnitina o racémicas (mezcla de forma L y D) ya que pueden interaccionar con la actividad de la forma L activa. En otras formas de carnitina como la acetil L-carnitina o la propionil L-carnitina, los grupos acetil y propionil son separados para obtener la L-carnitina realizando las funciones propias de la L-carnitina.

Carnitina puede ser añadida a los alimentos o complementos dietéticos en distintas formas: L-carnitina, L-carnitina clorhidrato, L-carnitina L-tartrato, acetil L-carnitina y propionil L-carnitina (generalmente unida a glicina).

La L-carnitina L-tartrato es una forma estabilizada de L-carnitina. Contiene alrededor de un 70% de L-carnitina y tiene una mayor vida útil que la L-carnitina. La velocidad de absorción es ligeramente superior a otras formas de L-carnitina. Tanto la L-carnitina como la L-carnitina L-tartrato son altamente solubles en agua y pueden encontrarse en forma líquida.

La biodisponibilidad de la L-carnitina de los suplementos es menor a la L-carnitina de los alimentos, sin embargo esta desventaja es compensada con dosis mayores de L-carnitina lo que consigue absorciones totales netas mucho mayores que si la fuente fuese alimenticia.

¿Para qué sirve?

Deporte y actividad física:

La L-carnitina es utilizada como suplemento energético, aumenta el suministro de energía hacia el músculo favoreciendo un mayor flujo sanguíneo en la zona, actúa sobre el metabolismo de los aminoácidos ramificados en la desintoxicación amoniacal y en la producción de urea, puntos críticos para el alto rendimiento.

Por otra parte, la suplementación con L-carnitina incrementa la producción de cetonas que impiden el catabolismo proteico, ahorran glucosa y glucógeno muscular y estimulan la secreción de hormona del crecimiento.

La suplementación con L-carnitina incrementa el factor de crecimiento IGF1, que regula la expresión de genes relacionados con el catabolismo proteico, estimula la síntesis proteica y bloquea el catabolismo. Por lo tanto la L-carnitina favorece el anabolismo siempre que se acompañe del entrenamiento y la dieta adecuada (este mecanismo está mediado por la activación de mTOR).

Su capacidad anticatabólica y de estimulación del anabolismo puede ser de gran utilidad tanto en aspectos deportivos como para combatir la destrucción muscular que se produce en patologías como el cáncer o la enfermedad renal.

Otro aspecto de la L-carnitina relacionado con el deporte es su capacidad de combatir la fatiga permitiendo la combustión de las grasas en los músculos, con el consiguiente ahorro de glucógeno. Mejora el rendimiento, la recuperación y reduce el daño del tejido muscular.

Durante la realización de ejercicios pesados y repetitivos los niveles de carnitina disminuyen y el aporte de L-carnitina también contribuye a su equilibrio.

Pérdida de peso:

Las dietas de adelgazamiento son otra situación en la que la L-carnitina es muy utilizada debido a su capacidad de movilizar las grasas para la obtención de energía. Si la dieta baja en calorías se suplementa con carnitina se favorece la perdida de grasa corporal y se preserva el músculo, sobre todo si existe un déficit previo de levocarnitina (L-carnitina).

Otras aplicaciones terapéuticas:

La L-carnitina es fundamental para el correcto funcionamiento del corazón y es recomendada en situaciones de insuficiencia cardiaca, angina de pecho, secuelas de infarto, afecciones vasculares, etc. Esto es debido a que la L-carnitina en forma de complemento dietético favorece la contracción de las células musculares cardiacas, es un vasodilatador y a su vez antioxidante. Entre 2 y 3 gramos de L-carnitina mejoran el perfil lipídico, disminuyendo la concentración de colesterol y los triglicéridos en sangre.

La L-carnitina también se ha relacionado con la función cerebral ya que interviene en la producción de Acetil Co A, necesaria para fabricar Acetilcolina (neurotransmisor cerebral). La suplementación con L-carnitina reduce la fatiga física y mental, mejora las funciones cognitivas de las personas de edad avanzada, mejora la fatiga de enfermedades catabólicas y el síndrome de fatiga crónica.

El consumo de 2 gramos al día de L-carnitina puede mejorar la sensibilidad a la glucosa, reducir la diabetes gestacional y el síndrome metabólico. Esta acción parece estar relacionada con la extracción de grupos acil y acetil fuera de la célula para ser finalmente excretadas en la orina. La acumulación de estos metabolitos y de ácidos grasos libres puede derivar en resistencia a la glucosa. Altas dosis de L-carnitina parecen favorecer la excreción de estas sustancias en forma de cuerpos cetónicos en la orina en un proceso denominado dumping. Niveles más bajos de moléculas relacionadas con el metabolismo de los ácidos grasos mejoran la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de la glucosa. Este efecto es potenciado si se consume conjuntamente con colina y cafeína.

La L-carnitina también se ha mostrado efectiva para mejorar los recuentos de células inmunes en pacientes con VIH sin tratamiento y para reducir los efectos secundarios de los fármacos antirretrovirales. Otras aplicaciones relacionadas con la L-carnitina son combatir la fatiga propia de la enfermedad celíaca y la prevención y tratamiento del hipertiroidismo.

Por último multitud de estudios respaldan su uso en la práctica clínica para mejorar la fertilidad masculina, incrementando la calidad y movilidad del esperma (3 gramos diarios durante 4 meses). La suplementación con L-carnitina L-tartrato (2 gramos) también mejora la sensibilidad de los receptores de la testosterona.

La L-carnitina se emplea en el tratamiento de la anorexia nerviosa para reducir la fatiga, acelerar la ganancia de masa muscular y mejorar el estado de forma de los pacientes.

Dosis

No se han determinado valores de ingesta diaria recomendada.

La L- carnitina se puede administrar por vía oral y parenteral (intramuscular o intravenosa), pero para considerarse complemento dietético tiene que consumirse únicamente por vía oral.

La dosis terapéutica habitual es de 1-2 g (50-100 mg/kg/día) distribuidos en2 o 3 tomas al día.

En actividades deportivas la dosis utilizadas son 750-1.000 mg/día 60 minutos antes de la actividad aeróbica.

Los receptores intestinales parecen saturarse con dosis de alrededor de los 2 gramos cuando se realiza en una sola toma, por lo que dosis mayores no parecen presentar ventajas, en su lugar se recomienda repartir esa cantidad en varias dosis al día. La concentración máxima de L-carnitina se produce unas 3,5 horas después de su ingestión y su presencia en sangre dura alrededor de unas 15 horas. La secreción de insulina mejora la absorción de la L-carnitina hacia el interior de la célula muscular.

En mujeres embarazadas (500mg/día) y en ancianos (2 gramos) de L-carnitina han mejorado la fatiga y la composición corporal. Para combatir la diabetes gestacional en mujeres embarazadas las dosis utilizadas son de 2 gramos al día.

Precauciones

Según la literatura consultada, tanto la L-carnitina como sus formas son bien toleradas.

Los posibles efectos adversos se limitan a trastornos gastrointestinales leves.

En principio, ya que se trata de una sustancia natural cuya demanda se incrementa durante el embarazo y además forma parte de la composición de la leche humana, no existen restricciones de su consumo durante el embarazo y lactancia. Sin embargo su consumo debe ser realizado siempre bajo supervisión médica y en productos que no contengan sustancias estimulantes como la cafeína. Se han realizado estudios con dosis altas de L-carnitina de 15 g /día sin registrar mutagénesis, teratogénesis ni carcinogénesis.

Quizá también te interese