Guía Básica Cuidado para Hombres

15 de mayo de 2019

¿Cansado de llevarte broncas por utilizar geles y cremas que no son tuyos sin que surja mucho efecto? Deja de saquear y asaltar los más preciados tesoros de la Reina de la casa y conviértete en experto sobre geles y cremas faciales. ¡Como temido bucanero 🏴‍☠ de los siete armarios te mereces encontrar “El Dorado” 👑 de la salud y el bienestar!

No podemos empezar a construir el barco por el mástil. Por lo que primero vamos a explicarte el motivo por el cual los productos de Elizabeth Swann no funcionan en Jack Sparrow:

📝          La piel de los hombres es más gruesa y produce un 75% más de sebo que la de la mujer.

📝          Contiene más vasos sanguíneos, lo que permite mayor aporte de oxígeno.

📝          Las arrugas aparecen más tarde. Pero el proceso de envejecimiento es más rápido que el de las mujeres.

📝          El afeitado lastima la piel.

En resumen, las mujeres y los hombres necesitan cuidados diferentes para la piel. ¡Hazte con tu propio navío ⚓ para que te lleve al puerto que mejor te venga!

 

Mi barco es mi tesoro

Una vez asentadas las bases, debemos zarpar a la isla 🏝 donde se encuentra “El Dorado”, ese momento en el que la piel brilla con luz propia. Pero antes, debes identificar dónde te encuentras: ¡Si sabes el tipo de piel que tienes, será mucho más fácil encontrar el remedio estrella 🤩!

Y para ello necesitas un mapa, por lo que aquí te dejamos una pequeña guía con la que te será más fácil encontrar el tesoro 👑:

         Piel Normal: no brilla después de ser lavada, es elástica y tiene un tono rosado.

         Piel Sensible: se irrita con facilidad ante el sol, el viento, el frío, suele presentar rojeces y puede sufrir problemas al usar algunos cosméticos.

         Piel Seca: la piel parece delgada, poco elástica, los poros son muy pequeños y presenta líneas de expresión y arrugas debidas a la sequedad.

         Piel Grasa: abundan los “poros sucios” (sobre todo en la nariz y en los pómulos) y brilla incluso después del lavado.

         Piel Mixta: combinación entre la piel seca y la piel grasa. La zona de piel grasa se concentra desde la frente y nariz hasta el mentón mientras que el resto del rostro se compone de piel seca.

 

 

¿Ya has marcado la X en el mapa?

Una vez sabes cuál es tu punto de partida, solo tienes que iniciar tu ruta. Pero, como buen navegante, hay unos TIPS que no debes olvidar para llegar a tu destino. Muchos se han perdido antes de llegar a “El Dorado” 👑 por no seguirlos. ¿Serás el siguiente?

Limpieza facial: conviene realizarla dos veces por día, una al levantarse y otra antes de acostarse. Puedes utilizar leche limpiadora, agua micelar, gel… Escoge la opción que mejor se adapte a tu piel. ¡Ya sabes que sin limpieza no hay belleza!

Hidratación: Es un paso que no debes olvidar realizar siempre después de la limpieza (aunque lleves barba). Porque cuando el cutis pierde su capital hídrico, empiezan los problemas serios. Las arrugas se vuelven más profundas, las manchas se hacen visibles, las imperfecciones se multiplican, la tirantez y las rojeces hacen acto de presencia, la capa superficial se descama y todos los procesos naturales cutáneos, como el de regeneración o el de barrera protectora, se ven afectados. Y créenos: no son cantos de sirena…

Exfoliación: es recomendable que las pieles más grasas o mixtas la realicen una o dos veces a la semana. Las secas o normales pueden limitarse a una vez a la semana. Y por último, las más sensibles: exfolia tu piel una vez cada 10 días y siempre con exfoliantes suaves específicamente formulados para tu tipo de piel.

Afeitado: como consecuencia del afeitado los hombres suelen tener esa zona del rostro más seca, ya que es una de las rutinas más agresivas. Por ello, es importante prestarle especial atención: ahora que ya sabes qué tipo de piel tienes, elige la espuma o gel de afeitar y el producto post-afeitado que mejor te convengan.

 

Ahora que conoces todos los secretos sobre “El Dorado”, ¡ni el famoso y despiadado Barbanegra podrá hacerte sombra!

Recuerda que si tienes una piel “problemática” (poros bloqueados, excesivo acné…) lo mejor es acudir a un dermatólogo.

Quizá también te interese

Deja un comentario