G, Wiki

¿Pará que sirve la Glucosamina? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

La glucosamina es un aminosacárido que se sintetiza de forma natural a partir de la glucosa y que tiene un papel clave en la formación del cartílago articular. La glucosamina se encuentra en casi todos los tejidos humanos, aunque tiene una mayor concentración en hígado, riñón y cartílago.

La glucosamina es necesaria para la formación de superficies articulares, tendones, ligamentos, fluidos sinoviales, piel, huesos y uñas. A su vez, tiene cierta importancia en la formación de vasos sanguíneos y en la secreción de mucosas en algunos aparatos como el sistema digestivo o respiratorio. La glucosamina también es necesaria para la síntesis de compuestos como glicolípidos, hialuronato, glicosamínglucanos o glicoproteínas.

El cartílago.

La función del cartílago es proteger el hueso y permitir que el movimiento se produzca con menor presión y rozamiento. El cartílago está formado por unas células llamadas condrocitos, una matriz que los rodea y agua. Los condrocitos se multiplican muy poco, pero se sabe que son capaces de regenerar la matriz que los rodea.

En esta matriz se encuentran macromoléculas como el colágeno, la elastina y los proteoglicanos. Los proteoglicanos están formados a su vez, por proteínas y una combinación de glicosaminglicanos (condroitin sulfato, queratán sulfato, dermatán sulfato o el ácido hialurónico). La glucosamina serviría de sustrato a los condrocitos para la síntesis de estos glucosamínglucanos.

Tanto la matriz como los condrocitos se nutren a través líquido sinovial, que es el líquido que cubre y lubrica las articulaciones. La glucosamina llega hasta el líquido sinovial a través de la circulación y desde el líquido sinovial la glucosamina llega hasta los condrocitos, que lo utilizan para formar los distintos componentes de la matriz del cartílago.

La actividad normal de la vida diaria genera pequeños desgastes en el cartílago que lo van debilitando y haciéndolo susceptible a la degradación por enzimas o agentes patógenos, esto unido a un sobreuso de la articulación y una inadecuada higiene postural y biomecánica de las acciones deportivas contribuyen a su deterioro y destrucción.

La glucosamina se suele utilizar para tratar el dolor y la inflamación causados por la degeneración articular. Esta glucosamina utilizada en los complementos dietéticos proviene normalmente de la concha y caparazón de moluscos y está disponible en tres formas comerciales: glucosamina clorhidrato, N-acetil glucosamina y sulfato de glucosamina (el más estudiado).

¿Para qué sirve?

La suplementación con glucosamina se ha mostrado efectiva en la recuperación y protección del cartílago articular. Después de ser ingerida, la glucosamina se absorbe y se distribuye por todo el cuerpo absorbiéndose selectivamente en las articulaciones. Aunque son necesarios más estudios, parece ser que actúa promoviendo la regeneración de la matriz, gracias a la síntesis de glicosaminglicanos y disminuyendo la degradación del cartílago.

Protección articular en personas que practican deporte y actividad física.

El cartílago del tejido articular es vulnerable a las fuerzas de comprensión y tracción que se producen diariamente durante el movimiento de las articulaciones. La actividad diaria normal es capaz de debilitar el cartílago y si además se practica deporte, las articulaciones sufren mayor desgaste pudiendo producirse una degeneración temprana del cartílago.

Las articulaciones más castigadas varían en función del deporte. Por ejemplo en futbol se pueden ver más afectadas rodillas y tobillos, mientras que en el fitness se castigan las muñecas, codos, hombros, caderas y rodillas.

Prevención y tratamiento de osteoartrosis.

La artrosis es fruto del desequilibrio entre la formación y destrucción de cartílago. Cuando hay mayor destrucción aparecen citoquinas que además de destruir el cartílago, dificultan la acción de las enzimas encargadas de su regeneración.

El sulfato de glucosamina inhibe las enzimas que destruyen el cartílago y es capaz de estimular la síntesis de la matriz celular. El consumo de complementos con glucosamina es eficaz en el alivio sintomático de la artrosis, mejora la movilidad y frena su progresión.

Otras aplicaciones.

Parece que el consumo de glucosamina puede resultar útil en el tratamiento del dolor de la artritis en la articulación temporomandibular. Esta afección genera dolor al masticar, hablar o comer.

Dosis

Se aconseja una dosis diaria de 1500 mg/día repartida en tres tomas de 500 mg.

Algunos estudios han relacionado la obesidad con una respuesta a la glucosamina más baja de la media, por lo que la dosis requerida podría ser mayor en esas personas.

Precauciones

La glucosamina utilizada en las dosis recomendadas se considera segura.

No existe mucha información científica sobre su uso durante el embarazo, así que por precaución no se recomienda su consumo.

A pesar de ser un aminosacárido, la glucosamina parece ser segura para personas que sufren diabetes, siempre y cuando se mantengan bien controlados los niveles de glucosa.

Aunque los suplementos de glucosamina se extraen de la concha de los moluscos no suelen aparecer problemas en personas alérgicas al marisco, debido a que los alérgenos suelen encontrarse en las proteínas de la carne del crustáceo. Aunque no hay ningún informe de ningún caso de alergia a la glucosamina en personas alérgicas a mariscos, puede ser conveniente consultarlo con un especialista.

Por último, pueden aparecer interacciones con algunos medicamentos como Warfarin, medicamento utilizado como anticoagulante. La glucosamina puede incrementar el efecto anticoagulante del medicamento y puede producir hemorragias. Por lo tanto, no se debe combinar la warfarina con glucosamina. Tampoco se recomienda el consumo de glucosamina durante el tratamiento del cáncer.

Quizá también te interese