F, Wiki

¿Pará que sirve la Fructo-Oligosacáridos? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

Los fructo-oligosacáridos, oligofructosa, oligofructanos o FOS son oligosacáridos lineales formados por unidades de fructosa unidos por enlaces β(2→1). Pertenecen a un grupo más amplio denominado fructanos en el que se engloban además de los FOS, la inulina y la oligofructosa, todas ellas formadas por la unión de fructosa en enlace β(2→1), aunque también pueden contener una molécula de glucosa inicial por lo que los fructanos pueden tener la fórmula Glu-Frun o Frun.

La oligofructosa  y los fructo-oligosacaridos son moléculas pequeñas, de menos de 10 moléculas de fructosa unidos por enlaces β(2→1). Ambas sustancias son muy parecidas, pero se diferencian en su origen: la oligofructosa proviene de la hidrólisis de la inulina mientras que  y los FOS provienen de la modificación de la sacarosa con enzimas microbianas (transfructosilación).

El cuerpo humano carece de las enzimas necesarias para degradar los enlaces β(2→1) entre las moléculas de fructosa, por lo que los fructanos son considerados fibra alimentaria. Los FOS atrapan moléculas de agua aumentando el volumen del bolo intestinal y acelerando el tránsito intestinal. A pesar de no ser digeridos por las enzimas digestivas humanas, sí pueden ser fermentadas por las bacterias de la flora intestinal del intestino grueso y del colon, considerándose además sustancias prebióticas.

Los fructanos más pequeños como la oligofructosa o los FOS son metabolizados por las bacterias colónicas (Bifidobacterias y Lactobacilos), principalmente en el comienzo del intestino grueso, esta fermentación produce grandes cantidades de ácido láctico y ácidos grasos de cadena corta ácido acético, propiónico y butírico reduciendo el pH del medio intestinal e inhibiendo el crecimiento de bacterias patógenas como E. coli, Clostridium, Listeria, Shigella o Salmonella.

Podemos encontrar FOS en diferentes frutas, vegetales y cereales, destacando por sus elevadas concentraciones la banana, cebolla, ajo, espárrago, cebada, trigo, papa de Jerusalém y el yacón. 

¿Para qué sirve?

Sustitutivo de azúcar.

La función principal de los FOS es ser utilizados como sustitutos del azúcar, proporcionan sabor dulce (tienen 30-50% de poder edulcorante de la sacarosa) pero un contenido calórico menor debido a que los FOS no son hidrolizados a monosacáridos en el intestino delgado humano. Aunque hay que tener en cuenta que su valor calórico no es cero ya que los productos derivados de la fermentación proporcionan un pequeño aporte calórico.

Sistema digestivo.

Los FOS no son degradados y es en el comienzo del intestino grueso donde sirve de nutriente a las bacterias probióticas, contribuyendo al equilibrio de la flora intestinal, incrementando la biomasa bacteriana y mejorando el tránsito intestinal.

Los productos de la fermentación de los FOS sirven como fuente de energía para las células del colon, estimulando su salud.

La reducción del pH como consecuencia de la producción de ácidos orgánicos mejora la absorción de nutrientes como el cobre o el magnesio.

Los fructanos, incluidos los FOS, actúa como fibra dietética, contribuyendo a mantener el tránsito intestinal normal y ayudando a modular la absorción de la glucosa y grasa. 

Dosis

La recomendación del consumo de fructanos, inulina y oligofructosa en Europa es de 3-11 gramos al día.

Precauciones

Los FOS, al igual que la inulina y la oligofructosa, son considerados ingredientes GRAS por la FDA (Generalmente reconocido como seguro). Sin embargo cantidades superiores a 30 gramos diarios suelen generar molestias gastrointestinales como diarrea o gases. Los fructo-oligosacáridos se fermentan principalmente en el inicio del intestino grueso, generando mayor cantidad de gases que otros fructanos como la inulina. En caso de sufrir gases se recomienda disminuir la dosis a ingerir de manera individual, ya que normalmente se pueden ingerir entre 5 y 10 gramos de FOS sin experimentar flatulencias.

La Unión Europea ha aprobado el empleo de FOS en alimentación humana, además, permite añadir FOS en cantidades controladas en alimentación infantil. Desde 1999 han sido vendidas en la Comunidad Europea las fórmulas alimentarias para bebés con FOS.

Quizá también te interese