B, Wiki

¿Pará que sirven los Bioflavonoides Cítricos? Beneficios y propiedades | NutriTienda

01 de enero de 2010

Los bioflavonoides cítricos son comúnmente conocidos por vitamina P, flavonoides cítricos o como citroflavonoides.

Los bioflavonoides cítricos son sustancias vegetales no nitrogenadas. Son flavonas glicosídicas presente en su mayoría en los cítricos. Estos bioflavonoides son sustancias que aunque no son esenciales para la vida, ayudan a mejorar la salud del consumidor.

Se conocen más de 600 bioflavonoides en la naturaleza, pero los principales bioflavonoides encontrados en las frutas cítricas son: quercetina, rutina, hesperidina, diosmetina, narirutina, neohesperidina, nobiletina, tangeretina y naringina.

Los bioflavonoides cítricos los podemos encontrar en prácticamente todos los cítricos, aunque su contenido va a variar considerablemente de una fruta cítrica a otra y dentro de una fruta, de la parte de la fruta de la que se extraigan los bioflavonoides, encontrándose mayoritariamente en la parte blanca del interior de la piel.

¿Para qué sirve?

Son numerosos los efectos beneficiosos que se han asociado a los bioflavonoides cítricos, pero dentro de estas hay que destacar:

Su función fortalecedora de las paredes de los vasos sanguíneos, además de aportarles flexibilidad, lo que permite luchar contra las enfermedades de los vasos sanguíneos y del sistema linfático, incluyendo las hemorroides, insuficiencia venosa crónica, úlceras varicosas, la fácil aparición de moretones, hemorragia nasal o linfedema subsecuente a la cirugía de cáncer de pecho.

Su poder antioxidante, útil para prevenir los efectos negativos de los radicales libres. Previene la oxidación de los vasos sanguíneos, además parece fomentar la absorción de la vitamina C, de especial importancia debido a su poder antioxidante.

Acción de los bioflavonoides cítricos frente a:

Hemorroides:

Tras diferentes ensayos clínicos se sugiere que una combinación de diosmina y hesperidina micronizadas puede resultar un útil tratamiento para aliviar el sangrado de las hemorroides. Esto no quiere decir que el resto de bioflavonoides cítricos no sean igualmente beneficiosos para esta función, pero se necesita más investigación al respecto.

Hematomas o sangrados nasales:

Individuos con tendencia a sufrir hematomas o sangrados nasales se han visto mejorías con la suplementación de diosmina y hesperidina. Estas mejoras son de especial interés para deportistas.

Insuficiencia venosa crónica:

Se han apreciado efectos beneficiosos de la ingesta combinada de los bioflavonoides cítricos diosmina y hesperidina o del empleo del bioflavonoide rutina ante la insuficiencia venosa crónica que cursa con unas venas en las piernas especialmente debilitadas.

Colesterol:

Los bioflavonoides cítricos parecen ayudar a reducir los niveles de colesterol sanguíneo. Es especialmente destacable para esta función la naringina, que además de ayudar a reducir los niveles de colesterol sanguíneo colabora con los diferentes problemas asociados al síndrome metabólico.

Si deseas saber más acerca de los beneficios y funciones de este flavonoide, te invitamos a visitar su página: naringina.

La acción antioxidante de los bioflavonoides cítricos en combinación con la vitamina C (vitamina antioxidante) incrementa la acción antioxidante, influyendo muy favorablemente contra el colesterol, ya que evita su oxidación en los vasos sanguíneos.

Hipertensión:

Los bioflavonoides cítricos son beneficiosos para el tratamiento de la distrofia muscular ya que ayudan a bajar la presión sanguínea moderadamente. Además administrada junto a la vitamina C, su acción beneficiosa frente a la hipertensión se ve incrementada.

Inflamación:

Estos bioflavonoides también parecen controlar la inflamación e incluso las infecciones. Es especialmente interesante para el tratamiento de la inflamación asmática.

Diabetes:

Numerosos estudios han facilitado información acerca de los beneficios de la ingesta de diferentes bioflavonoides cítricos sobre las personas diabéticas. Patologías que afectan a los diabéticos como el desorden de los capilares sanguíneos de los ojos, parece responder positivamente al tratamiento conjunto con bioflavonoides y vitamina C.

Alergia:

Se ha apreciado efectividad en la reducción de las reacciones alérgicas mediante el consumo de estas sustancias.

Cáncer:

Debido al poder antioxidante de los bioflavonoides cítricos frente a radicales libres, diferentes estudios miran hacia los bioflavonoides cítricos como preventivos ante diferentes tipos de cáncer, pero se necesita investigación adicional para poder describir a estos ingredientes como anticancerígenos.

Linfedema:

Los bioflavonoides cítricos también han sido probados, con cierto éxito, para tratar el linfedema (inflamación del brazo) posterior a la cirugía de cáncer de seno. Únicamente hay que tener en cuenta que no se deben combinar los bioflavonoides que contengan tangeretina si se está tomando el medicamento tamoxifen contra el cáncer de mama.

Acné:

Parece ser que el bioflavonoide cítrico nobiletina inhibe la producción de sebo e inhibe la proliferación de sebocitos, (células que forman la glándula sebácea), por lo que a este bioflavonoide concreto, se le considera anti-acné.

Aborto:

Se dice que el consumo conjunto de las vitaminas P y C ayuda a prevenir los abortos espontáneos, pero se necesita más investigación al respecto para poder confirmar esta conclusión.

Dosis

No se han estimado dosis máximas para el consumo de bioflavonoides cítricos en la dieta, ya que no se han reportado efectos secundarios por el consumo moderado de estos.

La dosis más comúnmente empleada de bioflavonoides mediante complementos alimenticios es de uno 1000 mg diarios en dos tomas de 500 mg cada una. Normalmente se suele complementar únicamente con uno o dos bioflavonoides cítricos concretos. Los más comúnmente empleados son diosmina y hesperidina.

Precauciones

Las cantidades excesivas de bioflavonoides cítricos se eliminan a través de la orina y la transpiración, por lo que no presenta ningún tipo de problema por exceso.

Investigaciones exhaustivas con diosmina y hesperidina han demostrado que no son tóxicas y que son libres de interacciones con otros medicamentos. La investigación se llevó a cabo con la combinación mencionada, administrada a 50 mujeres embarazadas, sin mostrar daño aparente a las madres ni a los bebés.

Si se está tomando el medicamento tamoxifen para el cáncer de seno, se recomienda evitar el consumo de frutas cítricas y jugos de las mismas para evitar el consumo del bioflavonoide cítrico tangeretina.

Quizá también te interese