Agua con azúcar para las agujetas, ¿funciona?

02 de enero de 2017

Muchas veces cuando realizamos ejercicio (sobre todo si no estamos acostumbrados) pueden aparecer al día siguiente dolores musculares que nos impiden movernos con normalidad, ¡son las temidas agujetas!.

Uno de los remedios caseros más conocido para evitar tener agujetas es la ingesta de agua con azúcar después del ejercicio. En este artículo te contamos qué hay de cierto en esto.

¿Qué son las agujetas?

Las agujetas (también llamadas mialgia diferida o dolor muscular de aparición tardía (DMAT)) son dolores musculares que se producen después de realizar un ejercicio no habitual de manera reiterada o a una intensidad mayor que la que el cuerpo está acostumbrado a soportar.

Pero, ¿qué son realmente?¿Por qué se producen? 

Cada vez hay más información sobre el tema pero aún no está del todo claro. La teoría más aceptada actualmente es la de que el dolor de las agujetas se debe a microroturas de las fibras musculares (que han participado en la actividad física) sin que el músculo esté adaptado a ese ejercicio. 

fibras musculares

Hay quien sigue manteniendo la idea falsa de que se producen por el acúmulo de ácido láctico y otros productos de desecho en los músculos. Esta teoría del año 1956 le dio el nombre popular y hasta ahora usado de agujetas, debido a los supuestos cristales de ácido láctico que “pinchaban” y provocaban el dolor. Esta teoría nunca tuvo apoyo empírico.

Volviendo a la teoría mas aceptada, hay que añadir que las agujetas están creadas por la realización de ejercicios en los que predominan las contracciones excéntricas, es decir, aquellas en la que los extremos de los músculos que se contraen se alejan. Un ejemplo muy claro es cuando hacemos press de banca, siendo la fase excéntrica cuando bajamos la barra hasta el pecho. Estas contracciones generan una tensión muy fuerte en el músculo que en personas que no están habituadas a hacer ejercicio provoca microroturas de las estructuras musculares.

¿El agua con azúcar funciona?

Siguiendo la teoría de que las agujetas eran debidas al ácido láctico que se producía en los músculos al hacer ejercicio y que no se eliminaba por la sangre sino que se cristalizaba y provocaba dolores, el agua con azúcar se utilizaba como remedio para deshacer los cristales de lactosa y conseguir que se eliminaran a través de la sangre. 

agujetas

Pero, una vez que ya se ha demostrado que no existen los cristales (ni siquiera justo después de entrenar), no tiene sentido ingerir esta bebida. El lactato sale pronto del músculo y se va a la sangre, eliminándose minutos después.

Por lo tanto, el mito es falso.

¿Cómo se pueden tratar las agujetas?

Realmente no hay ningún remedio ni ningún medicamento milagroso que acabe con el dolor de agujetas de manera instantánea. Cuando el propio cuerpo se recupere, calmará poco a poco los síntomas hasta su completa desaparición, es cuestión de días. No obstante, existen formas de aliviar el malestar que producen los dolores de las agujetas:

  • Tratar con antiinflamatorios (AINES): Reducen la inflamación y alivian el dolor.
  • Cremas antiinflamatorias: Se aplican en la zona afectada, reduciendo su inflamación y calmando el dolor.
  • Crioterapia: Se trata de la aplicación de frío y tiene efecto de vasoconstricción y antiinflamatorio. Reduce la llegada de sangre a la zona y por lo tanto frena la inflamación. Además tiene efecto analgésico.
  • Masaje deportivo: Puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor muscular.
  • Realizando el mismo ejercicio a menor intensidad: Aumentan el riego sanguíneo de la zona afectada, reduciendo los metabolitos y paliando el dolor (en cierto grado)
  • Estiramientos suaves: Aunque no hay ninguna investigación que lo demuestre, muchos deportistas simplemente se encuentran mejor.
  • Descansar y recuperarse: Descansar y esperar a que el dolor desaparezca.

agujetas

 

 💡 ¡Lo mejor es prevenir antes que curar!  💡 

Para evitar que aparezcan agujetas te recomendamos:

  1. Hacer un calentamiento.
  2. La realización del ejercicio progresiva y lentamente. Empezar mas suave e ir subiendo la intensidad.
  3. Acabar con un ejercicio aeróbico de bajo impacto para aumentar el flujo sanguíneo y “limpiar la sangre”.
  4. Estiramientos.

Si hace mucho tiempo que no practicas deporte, nuestro consejo es que vayas poco a poco, día a día aumentando la intensidad. Es contraproducente intentar hacer ejercicios a máxima intensidad si al día siguiente no te vas a poder mover.  😉 

 ➡ Ya sabes qué responder cuando alguien te diga “tómate agua con azúcar para que no tengas agujetas”.  

firma-maria

Quizá también te interese

Deja un comentario