Masajes para bebés: cómo realizarlos

23 de julio de 2015

Los masajes para bebés son una experiencia muy especial para tu bebé y para ti. Es una de las formas que tenemos los papás de transmitirle nuestro afecto y ternura.

Masajes para bebés

Estos masajes le ayudarán a relajarse, calmarse, conciliar el sueño y dormir plácidamente, pero sobre todo ayudarán a fortalecer el vínculo con tu bebé. Además, el contacto físico es indispensable para su buen desarrollo y crecimiento.

Para que ambos disfrutéis del masaje debes crear un ambiente relajado; debes buscar un momento de tranquilidad, tanto para el bebé como para ti. Uno de los mejores momentos para realizarlo es después del baño (cuando el bebé esta tranquilo) así como antes de cenar o media hora después de su toma. Debes realizarlo con algún tipo de aceite, como por ejemplo el aceite de caléndula.

Masajes para bebés: unos buenos consejos

  • Cuando realizas un masaje para bebés, es aconsejable que tengas todo lo que necesites a mano, de esta forma no tendrás que interrumpir el masaje.
  • Elige un sitio tranquilo. Si puedes, pon algo de música suave.
  • Tómate todo el tiempo que necesites para concentrarte en tu bebé.
  • Háblale suavemente.
  • Cubre las partes del cuerpo del bebé que no estés masajeando. De este modo evitarás que se enfríe.
  • Echa en tus manos unas gotas de aceite de caléndula y frótalas para que el aceite se caliente.
  • Empieza el masaje con caricias suaves pero firmes, para que a tu bebé no le den cosquillas y se acostumbre al movimiento de tus manos.
  • Puedes realizar el masaje a partir de la primera semana de nacimiento.
  • Al principio debe durar sólo unos minutos, luego puedes alargarlo un poco más (20 minutos como máximo).

Cómo realizar los masajes para bebés:

Cara: Ponte unas gotitas de aceite de caléndula y realízalo con la yema de tus dedos, muy suavemente. Con movimientos circulares comienza por las mejillas y sigue suavemente hacia la frente. Hazle un masaje alrededor de los ojos, baja hasta la nariz y la boca, siguiendo con los movimientos circulares. Luego baja por la barbilla y el cuello hasta que llegues a sus brazos.

Brazos: Aquí debes presionar un poquito más, utiliza tus dedos índice y pulgar. El pulgar servirá de sostén, realiza movimientos circulares con el dedo índice, presionando suavemente. Comienza por los hombros y baja poco a poco hasta las muñecas y las manos. En las palmas de las manos, haz una presión circular con ambos dedos y muévelos alrededor de toda la palma, masajeando también los dedos de tu bebé. Para finalizar, deja que tu bebé agarre tus pulgares con sus manos y abre y cierra sus brazos como si fuese una mariposa.

Masajes para bebés

Tripita: Si es necesario ponte unas gotas más de aceite de caléndula. Realiza movimientos circulares, en sentido de las agujas del reloj. Empieza desde arriba con la palma de la mano abierta. Si el bebé sufre los llamados cólicos del lactante, estos masajes le ayudarán a sentirse mejor.  

Piernas: Con la palma de la mano, desliza suavemente con movimientos circulares llegando hasta sus pies. Una vez aquí, con los dedos pulgares de las dos manos realízale el masaje en la punta del pie, presionando ligeramente, pasando por todos los dedos. Luego flexiónale las rodillas y presiona sus muslos suavemente contra su cuerpo.

Espalda: Con unas gotas de aceite de caléndula, presiona ligeramente con la palma de tus manos y deslízalas de arriba hacia abajo con movimientos cruzados. Es necesario que el bebé esté sobre una superficie firme y el masaje debe ser continuo, sin separar las manos de su piel.

Una vez que hayas terminado, puedes darle aún más cariño con el contacto de tu cuerpo, un abrazo terminará de relajarlo. Además, mimarlo un poquito aumentará el vínculo con tu bebé, se sentirá más protegido y tu disfrutarás al máximo de este momento. Crecen enseguida ¡Aprovecha!

 

Firma Español

Quizá también te interese

Deja un comentario