Yoga para embarazadas: conoce sus beneficios

01 de abril de 2016

El yoga es una disciplina practicada desde hace miles de años en la India. Es un sistema de acondicionamiento físico y espiritual, una práctica completa que combina el control del cuerpo y la mente. Hoy vamos a hablarte concretamente de los beneficios del yoga para embarazadas.

Beneficios del yoga para embarazadasYoga para embarazadas

El yoga para embarazadas es una práctica muy bonita, no sólo le permite a la mamá mantenerse en forma, activa, elástica y flexible durante estos meses de embarazo, sino que también ayuda a mantener la tranquilidad, a calmar los miedos e inseguridades y a concienciarse de la importancia que tiene la respiración en este proceso.
Estos beneficios se relacionan con la prevención y la mejora de los malestares típicos del embarazo. Además, ayudan en la preparación para el parto y a transcurrir ese momento en las mejores condiciones.

¿Estás embarazada? Toma nota de los beneficios que te aportará el yoga durante esta etapa:

Te ayuda a mantener tonificado el cuerpo al trabajar tanto la musculatura como la flexibilidad.
Fomenta el equilibrio emocional gracias al control de la respiración.
Estimula la circulación sanguínea. Disminuye la probabilidad de retención de líquidos y previene la aparición de edemas o varices.
Te enseña a relajarte. Al ser una disciplina que pone énfasis en la respiración, te ayuda a combatir el estrés y reforzar el sistema nervioso.
Es beneficioso para el momento del parto. Al concentrarte en la relajación, el cuerpo libera oxcitocina, hormona fundamental para ayudarte a reducir el dolor durante el parto.
Aumenta la probabilidad de parto natural.
Contribuye a la recuperación después del parto.
⑧ Permite a la mujer embarazada conectar consigo y con su bebé.Yoga para embarazadas

 Para tener en cuenta:

♦  Tras el parto puedes iniciar el yoga seis semanas después del nacimiento de tu bebé; esto te ayudará a fortalecer los músculos abdominales y el suelo pélvico y recuperarás antes tu figura.
♦  Es importante que si llevabas una vida sedentaria, inicies esta disciplina lentamente y, si sientes que en una posición no estás cómoda, déjala.
♦  Tienes que tener cuidado en las posiciones en las que se necesite equilibrio, el abdomen debe estar relajado y no sentir náuseas ni vómitos.

 

 

 

 

 

 

Además, si practicas yoga en una clase donde haya más embarazadas, tendrás un espacio donde podrás compartir tus inquietudes, sentimientos, experiencias y sentir apoyo mutuo. 

 

Firma Español 

Quizá también te interese

Deja un comentario