7 consejos para quitar las agujetas

02 de agosto de 2016

 

Hay quienes piensan que si no tienes agujetas al día siguiente del entrenamiento, éste no ha sido efectivo. Pero ¡¡no te creas lo que oyes!!

Las agujetas son desgarros microscópicos de las fibras musculares que causan dolor, rigidez o debilidad después de realizar ejercicios intensos que no estás acostumbrado a realizar.

Para prevenirlas puedes tener en cuenta los siguientes consejos:

 ➡ Realiza un calentamiento antes y después de entrenar, realizando ejercicios desde una intensidad más suave a una más moderada.

Quitar las agujetas

 ➡ Después del entrenamiento, realiza estiramientos durante 15-20 minutos sin rebotes, ya que es cuando la musculatura ha ganado flexibilidad al aumentar la temperatura.

Quitar las agujetas
➡ Sigue una dieta sana, equilibrada e hidrátate de forma correcta.

Quitar las agujetas

Si ya es demasiado tarde y se han apoderado de ti, opta por:

Remedios naturales para quitar las agujetas

Las agujetas se quitan realizando más ejercicio. Por lo tanto, no desistas y al día siguiente comienza con ejercicios aeróbicos suaves, ya que aumentan el flujo sanguíneo produciendo una disminución del dolor.

Come alimentos ricos en magnesio como el kiwi o las almendras, ya que tienen propiedades antiinflamatorias naturales.Quitar agujetas Toma baños, alternado agua fría con agua caliente, esto te ayudará a quitar las agujetas.

Realiza un masaje en las zonas afectadas por las agujetas con aceite de oliva y aceite de lavanda. Para ello, mezcla 1 cucharada de aceite de oliva con 6 cucharadas de aceite de lavanda.

Quitar las agujetas
Toma un baño de tomillo con aceite esencial de ciprés, ya que son 2 antiinflamatorios naturales que actúan rebajando el dolor.

Prueba un rico zumo de naranja con piña. ¿Cómo realizarlo? mezcla en un vaso de agua, el jugo de una naranja y 2 rodajas de piña todas las mañanas.

Quitar las agujetas
Prueba una infusión de cayena con miel, ya que es un analgésico natural. ¿Cómo realizarlo? Muy fácil: mezcla un vaso de agua caliente con una pizca de pimienta negra y una cucharada de miel. 

No te desanimes, ¡¡ni desistas!! Las agujetas son un síntoma normal que todos sufriremos alguna vez en la vida, pero siguiendo nuestros consejos ya no tendrás miedo a sufrirlas. 😉 

Quizá también te interese

Deja un comentario