10 Errores de madres primerizas, ¿estás cometiendo alguno?

27 de septiembre de 2016

La llegada del primer hijo es uno de los momentos más felices de cualquier mujer, puesto que estás deseando que nazca para verle la carita pero después te pueden aparecer dudas y miedos. ¡Tranquila! los bebés no vienen con un manual de instrucciones debajo del brazo y siempre te tocará pasar por la falta de experiencia de las madres primerizas.
Por eso, si quieres sintonizar con tu bebé desde el primer día, te ayudará saber cuáles son los errores más comunes de las madres primerizas para no caer en ellos tú también.
 

ERRORES DE MADRES PRIMERIZAS:

① Miedo a ser mamá: escuchar hablar a otras madres con más experiencia de las historias de sus hijos puede proporcionarte un sentimiento de “no puedo” o “no seré tan buena como ellas”. Ante este miedo, te sugerimos que no dudes de tu capacidad, puesto que el tiempo te irá perfeccionando.
② Atormentarte por no poder darle el pecho: Sabemos que la leche materna es lo mejor para el bebé. Ciertas circunstancias como el trabajo, horarios o no subida de leche, hacen que no podamos amamantar a nuestro bebé pero esto no significa que no seas buena madre. Actualmente hay leches de iniciación con todos los componentes para que tu bebé crezca sano y fuerte.

Madres primerizas
③ Baño diario: a los bebés muy pequeños no es recomendable bañarles todos los días, puesto que su piel es muy delicada y son más propensos a las rozaduras y a la sequedad. Lo ideal es bañarles 3 veces a la semana, aunque después de cada cambio de pañal siempre hay que limpiarle bien con una esponja.
④ Abrigarlos en exceso: aunque los recién nacidos tienden a enfriarse, tampoco es conveniente calentarlos con un exceso de ropa, ya que el calor está relacionado con la muerte súbita y riesgo de asfixia. Podemos saber si tiene frío si sus pies o manos están un poco amoratados. En ese caso conviene abrigarle más. Si suda por la parte del cuello y la cabeza, es que tiene calor y le quitaremos algo de ropa.
⑤ Cortarle el pelo para que crezca más fuerte: esta idea es un mito, puesto que el pelo del bebé antes del año no es definitivo y le crecerá igualmente y su espesor dependerá de la genética.  Por ello, cortarlo sólo le restará calor a la cabeza.
⑥ Dejarle llorar: la teoría de que hay que dejar llorar al bebé para que no se acostumbre mal, no es del todo cierto. Cuando el bebé llora, debemos cogerle en brazos enseguida, consolarle e intentar averiguar qué necesita. Esta es la mejor manera de demostrarle que puede fiarse de sus padres.

Madres primerizas
⑦ Higiene excesiva: esterilizar todo lo que el bebé utiliza es bueno durante los primeros meses, pero no hay que obsesionarse. En el segundo trimestre puedes estar más relajada en cuanto a la esterilización. Bastará con una higiene correcta de los utensilios para que el bebé entre en contacto con un número determinado de bacterias y desarrolle sus propias defensas.
⑧ Silencio absoluto: hay que intentar mantener la casa en silencio para favorecer el sueño del bebé, pero es inevitable evitar que se produzca algún ruido si él duerme durante el día. De hecho, el bebé tiene que ir acostumbrándose poco a poco a los ruidos para que concilie bien el sueño.
⑨ Darles baños de agua fría cuando tienen fiebre: la fiebre es una defensa del organismo y no una enfermedad en sí misma. El ponerle toallitas en la frente ayuda, pero el agua no debe estar helada sino templada, o bien se le puede dar una bañito de agua tibia para bajar la fiebre alta. Lo ideal es llevarle al médico para ver cuál es la causa de la fiebre.
⑩ Cortarle las uñas cuando está despierto: los bebés no controlan sus movimientos y es fácil cortar la piel de tu hijo al intentar cortarle las uñas. Por eso es mejor esperar a que duerma para hacerlo con seguridad y calma.

Ten paciencia, ya que siempre hay una primera vez para todo. El secreto es confíar en ti misma y seguro que conseguirás ser una supermamá  😉 

firma-2

Quizá también te interese

Deja un comentario