1 zumo para cada tipo de piel

19 de abril de 2017

¿A quién no le gusta lucir una piel sana y radiante? ¡Más ahora con la llegada del buen tiempo!

Cada piel es diferente y por eso cada una necesita diferentes cuidados. A parte de los cosméticos que la cuidan y protegen por fuera, es muy importante protegerla y más aún hidratarla desde dentro.

Además, hay factores externos como el sol que contribuyen a resecarla, o bien el sudor, que puede provocar que los poros se obstruyan, favoreciendo la aparición de pequeñas imperfecciones.

PIEL SECA, GRASA O NORMAL ¿QUÉ ZUMO TOMAR?

La alimentación también es importante en el cuidado de la piel, cuidarse por dentro te hará sentir mejor por fuera. Y si hay algo que caracteriza a las frutas y verduras es su alto contenido en agua y además, son ¡fuente de vitaminas y minerales!

Estos micronutrientes son un tesoro de la naturaleza, puesto que nos aportan multitud de beneficios, por no hablar de sus múltiples propiedades antioxidantes, hidratantes, detox, energéticas…

Puede que un zumo no sea la solución a todos los problemas, pero de esta forma estaremos aportando a nuestra piel una dosis extra de hidratación, además de nutrientes que contribuyen a mantener su salud natural ¡Elige el tuyo!

PIEL SECA ¡MANZANA, CALABAZA Y KIWI!

¿Tu piel es tirante, áspera? ¿Le falta flexibilidad? Cuando nuestra piel es más seca de lo común se cuartea y pierde toda la luminosidad llegando, en muchas ocasiones, a enrojecerse. Además, tiende a escamarse con facilidad, provocando tirantez y picor ¡SOS! ¿Quieres aportarle una dosis de hidratación?

 ➡ Prepárate un zumo con ¡manzana, calabaza y kiwi!

 💡 ¿Quieres un cuidado extra? Exfolia tu piel 1 vez al mes, para borrar esas pielecillas del rostro y añade una gota de aceite esencial de lavanda a tu crema de noche. Mézclalo bien y aplícatelo todos los días antes de irte a dormir ¡Sentirás tu piel como nueva!

PIEL GRASA  ¡PIÑA, JENGIBRE Y PEPINO!

¿Tu piel tiene una textura irregular? ¿Brillos en la zona T? ¿Puntos negros? Si tu respuesta es SÍ, tu tipo de piel es grasa. Este tipo de dermis normalmente presenta un exceso de sebo que provoca la obstrucción de los poros, dando lugar a imperfecciones como granitos, puntos negros, brillos… Algo bastante incómodo, ¿verdad?

 ➡ Prepárate un zumo con ¡piña, jengibre y pepino!

 💡 ¿Quieres un cuidado extra? Aplícate una vez por semana, mascarilla de arcilla verde. En un bol añade la arcilla verde y vierte agua mientras remueves, hasta que obtengas una pasta de consistencia cremosa. A continuación solo tendrás que aplicarla en una fina capa sobre tu rostro y dejar actuar durante 10-15 minutos. Retírala y aclara con agua tibia.

“La arcilla verde es muy recomendada para la piel grasa y los casos de acné, ya que regula el exceso de grasa y ayuda a potenciar la correcta cicatrización.”

PIEL NORMAL ¡TOMATE, ZANAHORIA Y CALABAZA!

¿Tu piel es suave y firme? ¿Libre de imperfecciones, con un leve tono rosáceo? Si es así, tu tipo de piel es normal. ¿Quieres aportarle un plus de energía y antioxidantes?

  ➡ Prepárate un zumo con ¡tomate, zanahoria y calabaza!

 💡 ¿Quieres un cuidado extra? Aplícate una crema hidratante diariamente y 1 vez cada 15 días exfolia tu rostro para eliminar toxinas. 

Como ves, la alimentación es esencial para activar nuestra piel desde dentro. Si además lo acompañas de una rutina diaria de limpieza y cuidado, ¡lucirá radiante! ¿A qué esperas para empezar a cuidarte?

 

La belleza está en el interior, elige tu zumo según tu piel ¿Cuál es el tuyo? 😉

 

Quizá también te interese

Deja un comentario